Aragonès pide a JxCat, PDeCAT, comunes y la CUP superar los "vetos cruzados"

Agencia EFE
·2 min de lectura

Barcelona, 10 ene (EFE).- El vicepresidente del Govern en funciones y candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, ha emplazado este domingo a JxCat, PDeCAT, los comunes y la CUP a superar los "vetos cruzados" para formar un gobierno de "frente amplio" tras las elecciones del 14F.

En un artículo publicado en la página web de ERC, Aragonès ha señalado que "es el momento de ser valientes" y de liderar la recuperación "política, social y económica del país".

Esta propuesta de "frente amplio", que Aragonès ya expuso el día de año nuevo, va de acuerdo "con el momento social, económico y de fragmentación política" que vive Cataluña, según ha señalado, aunque algunas formaciones ya lo descartaron en su momento.

"Son vetos cruzados entre algunos de los partidos que estoy convencido de que deberíamos tener la capacidad de sentarnos juntos en el Govern y llegar a todos los consenso posibles en la nueva legislatura para asumir responsabilidades", ha apuntado el vicepresidente del Govern.

Por ello, Aragonès ha señalado que todos los partidos del "frente amplio" deberán "abandonar las posiciones maximalistas de salida" para "encontrar puntos en común que permitan grandes acuerdos de país".

No hacerlo, sostiene el vicepresidente catalán, sería "una gran irresponsabilidad": "Es la hora del liderazgo valiente, tenaz y facilitador de soluciones. Alejémonos del ruido y del cálculo de poco recorrido"

A este artículo de Aragonès ha reaccionado la candidata del PDeCAT a la presidencia de la Generalitat, Àngels Chacón, en un vídeo distribuido por el partido, en el que ha dicho que su formación "no dejará en manos de un partido radical" el futuro de Cataluña, en referencia a la CUP.

"Hoy hace cinco años un partido radical como la CUP decidía menospreciar la voluntad democrática de todos sus electores, y decidió que el president (Artur) Mas debía apartarse de la política", ha apuntado Chacón, que ha insistido en que no se trata de "poner líneas rojas ni vetar arbitrariamente", sino de no dejar el país en manos de un partido "radical".

(c) Agencia EFE