Aragonès: "No olvidaremos el 1-O a cambio de un nuevo modelo de financiación"

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, junto a su vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonés (i), durante un pleno del Parlament. EFE/Archivo

Barcelona, 10 jun (EFE).- El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Pere Aragonès, ha advertido hoy al Gobierno de que "no nos olvidaremos del 1-O" a cambio de un nuevo modelo de financiación.

En una entrevista que publica hoy el diario 'Punt Avui', el vicepresidente catalán avisa al Ejecutivo de Pedro Sánchez de que el 1-O "no es intercambiable".

"Nosotros partimos del 1-O y esto no es intercambiable por nada. No nos olvidaremos del 1-O a cambio de un nuevo modelo de financiación", dice Aragonès.

En este sentido, recalca que Cataluña "tiene derecho a la autodeterminación -que para el Govern es una "línea roja-, y si pretenden arreglar la situación con un nuevo modelo de financiación es que no han entendido nada".

Así, según el vicepresidente, la solución pasa por el "reconocimiento" del derecho de autodeterminación, que "ya hicimos el 1-O" aunque "no se ha tenido la suficiente fuerza para aplicar el resultado".

"Cualquier solución que no tenga en cuenta la voluntad de los catalanes no será una solución", insiste.

Por otro lado, el titular de Economía confía en poder presentar los Presupuestos de la Generalitat de 2019 en el Parlament el próximo mes de noviembre para que puedan ser aprobados antes de fin de año, y asegura que abordará este tema con todos los grupos parlamentarios, comenzado por los que facilitaron la investidura, en alusión a la CUP.

Aragonès es partidario de no incluir como ingresos en las cuentas de la Generalitat los tributos creados por el anterior Govern y suspendidos posteriormente por el Tribunal Constitucional, pero sí quiere estudiar cómo aplicarlos.

Respecto a la situación de los dirigentes soberanistas en prisión, el vicepresidente de la Generalitat dice no confiar en el Tribunal Supremo ni en el juez Pablo Llarena, pero recuerda que el Gobierno tiene que nombrar al nuevo fiscal general del Estado, y que la Fiscalía es "jerárquica".

"Puede haber un nuevo fiscal del Estado que devuelva al Código Penal la verdad y que la Fiscalía diga que aquí no ha habido rebelión, que no hay ninguna prueba de malversación y que, por tanto, no tiene ningún sentido lo que se está haciendo", argumenta Aragonès.