Apuestas deportivas: la adicción sin sustancia que está superando a las drogas tradicionales

Una investigación liderada por politólogos y sociólogos españoles destapa el silencio ‘clínico’ que hay alrededor de las personas adictas y denuncia que vivamos de espaldas a la realidad. Las conclusiones te van a sorprender

El azar es el principal componente que hace que, jugar, llegue a ser problemático. La idea de que se puede ganar, de que se puede vencer a ese azar, la gran inmediatez en la ganancia, la posibilidad de repetición rápida si se ha fallado, la ilusión de control, de que se pueden recuperar pérdidas… Todo ello genera una gran estimulación cerebral que invita a realizar y repetir el comportamiento, lo que puede convertirlo en adictivo. (Foto: Getty)

Antes el jugador compulsivo era un varón de entre 40 y 45 años usuario de máquinas tragaperras, ahora se trata de un veinteañero enganchado a las apuestas deportivas, ya sea en un local o de forma online.

Y es que después del alcohol, la cocaína, y la ludopatía, el juego online y las apuestas deportivas son la ‘nueva droga del S.XXI’.

"La tendencia la tenemos muy clara y son las adicciones sin sustancia. La heroína tuvo su tiempo en los años 70 y 80, la cocaína y otros estimulantes mandaron hasta el 2010 y, a partir de ese momento, comenzaron las adicciones sin sustancia, y sobre todo el juego", explica el sociólogo Francisco López.

De hecho, los casos de adicción al juego on line y a las apuestas deportivas aumentaron un 52 por ciento en 2018, lo que convierte esta dependencia en la que más que ha crecido.

Así se extrae de un estudio realizado por la Red de Atención a las Adicciones (UNAD) en colaboración con el Colegio de Sociólogos, en el que se ha encuestado a 48.000 personas atendidas en 131 entidades diferentes y que pertenecen a esta red.

Presentado ayer mismo en la sede del Plan Nacional Sobre Drogas, el informe destaca también que el 41 por ciento de las personas tratadas por cualquier tipo de adicción el año pasado eran nuevos casos, lo que, para López, es una cifra "alarmante”.

En la adicción al juego, los sociólogos afirman que está ocurriendo lo que ocurría hace años con la cocaína, cuando las personas adictas no reconocían que la consumían y se producía el denominado "silencio clínico". (Foto: Getty)

Estas nuevas adicciones se están convirtiendo en "la gran demanda" y la tendencia, pese a que las drogas tradicionales, como el alcohol y la cocaína, continúan siendo el principal motivo por el que acuden los españoles a los centros de rehabilitación en busca de un tratamiento.

Qué ha provocado este auge

La gran oferta actual de opciones de juego, su gran cercanía y accesibilidad, así como la falta de regulación en la publicidad; por otro lado, el extendido uso de las TIC por parte de menores y jóvenes que facilita claramente su contacto con distintas modalidades de juego online: apuestas deportivas, juegos de casino, tragaperras…

Un problema silenciado (y no reconocido)

Los expertos han detectado tres perfiles diferentes de personas atendidas: el de los que llevan varios años en tratamiento, quienes sufren una adicción sin sustancia y el de las personas que pidieron ayuda por primera vez en 2018.

En cuanto a las personas atendidas por las adicciones sin sustancias, la adicción online es la más frecuente por las apuestas deportivas.

“La muestra de 1.147 personas atendidas por adicciones sin sustancia es quizá bastante significativa (un 2,38 por ciento del total) porque nos está sucediendo lo mismo que con la cocaína, todo el mundo decía que consumía cocaína pero no venían a los centros. Deberíamos de ver por qué no acuden a tratamiento las personas con graves problemas con adicción al juego y que están en una situación de vulnerabilidad”, comenta el sociólogo.

A quién afecta

El perfil de las personas con adicciones sin sustancia es el de una persona de entre 26 y 41 años, que tiene deudas y créditos pendientes, con descendientes a su cargo y que vive en el domicilio de sus padres.

Sin embargo, tal y como apunta Luciano Poyato, presidente de UNAD: "No hay una única foto, hay múltiples rostros".

Así lo reflejan los datos extraídos del trabajo: el 26 por ciento de las personas que sufren una adicción sin sustancias varía entre los 34 y los 41 años, el 23 por ciento se encuentra entre los 26 y 33 años, y el 11 por ciento de ellos eran menores de edad.

Según datos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), “un 20 por ciento de los menores de edad juega en línea y una parte importante lo hace casi cada vez que se conecta”. (Foto: Istockphotos)

“Los menores que no pueden jugar lo hacen estafando a sus padres, utilizan su documentación. Siempre ha habido ludopatías pero están aumentando porque se han hecho más accesibles a través del móvil e internet”, explica a ABC Felisa Pérez, vicepresidenta primera de la Red de Atención a las Adicciones UNAD.

Todo empezó con las tragaperras

Las máquinas tragaperras suponen aún la adicción más frecuente de entre casi la mitad de las personas atendidas (46 por ciento en hombres sobre todo juegan en el bar y el 53 por ciento en mujeres, y más en el bingo), aunque la tendencia predominante es la del juego online, reitera el informe.

¿Qué opinas de que haya centros de juegos y apuestas cerca de colegios e institutos?

También puede interesarte:

¿Crees que el uso compulsivo de las nuevas tecnologías solo afecta a los más jóvenes?

Juego online: muchas horas no significa adicción (esto es lo que debe alarmarte)

La adicción silenciosa que deriva en situaciones preocupantes

¿Compruebas tu móvil 35 o más veces al día? (Pues sufres hipervigilancia, inquietud y temor al aislamiento)

El peligro que acecha a los jóvenes de 12 y 17 años (y cómo puedes protegerles)