Apple retrasa la entrega del iPhone 14 por confinamientos anti-Covid en China

La multinacional estadounidense Apple advirtió a sus clientes que tendrán que esperar más para obtener sus últimos modelos de iPhone, después de que se impusieran restricciones contra el Covid-19 en la fábrica de uno de sus contratistas en el centro de China.

El último trimestre del año suele ser temporada alta para empresas como Foxconn, uno de los principales proveedores de Apple en China, ya que aumentan la producción antes de la fiebre navideña de fin de año. Sin embargo, este año no será igual.

Foxconn Technology Group mantendrá vigentes al menos hasta el 9 de noviembre las medidas contra el Covid-19 impuestas en su fábrica principal en la ciudad de Zhengzhou, por orden de las autoridades sanitarias.

China informó este lunes su mayor número de nuevos contagios por Covid-19 en seis meses, y la interrupción de la segunda economía más grande del mundo se extendió por todo el país desde octubre.

"Esperamos envíos de iPhone 14 Pro y iPhone 14 Pro Max más bajos de lo que anticipábamos anteriormente", reconoció la multinacional Apple, al hablar de la situación en esta planta de ensamblaje.

Apple aseguró que la fábrica está "operando a una capacidad significativamente reducida" y añadió que "los clientes experimentarán tiempos de espera más largos para recibir sus nuevos productos".

Foxconn de Taiwán es el fabricante de productos electrónicos por contrato más grande del mundo y el mayor fabricante de iPhones, con el 70% de los envíos a nivel mundial. Tiene sitios de producción en India y el sur de China, pero el más grande está en la ciudad de Zhengzhou, en la provincia oriental de Henan.

Caen exportaciones e importaciones chinas

Pero este recorte en la producción de iPhones es apenas parte de una historia mucho más profunda: la incertidumbre que rodea el futuro de la economía china y, de paso, la global, con una recesión en ciernes que ha esparcido el pánico en los mercados.

Las exportaciones e importaciones de China se contrajeron inesperadamente en octubre, la primera caída simultánea desde mayo de 2020, según mostraron datos oficiales el lunes. En el caso de las ventas externas, el resultado evidencia un cambio brusco frente al aumento del 5,7% en septiembre.

Los datos sugieren que la demanda mundial sigue siendo frágil en general, y los analistas advierten sobre un mayor pesimismo para los exportadores en los próximos trimestres, lo que aumenta la presión sobre el sector manufacturero de la segunda economía más grande del mundo.

Con Reuters y AP