Aplazan por irregularidades el juicio en Italia contra una ONG de rescate de migrantes

·3 min de lectura

Roma, 16 jun (EFE).- La audiencia preliminar del proceso por favorecer la inmigración ilegal a cuatro tripulantes del barco humanitario alemán Iuventa y a otros 17 cooperantes quedó suspendida momentáneamente después de que el Tribunal de Trapani, en Sicilia (sur de Italia), constató irregularidades por parte de la fiscalía, informaron hoy las organizaciones.

En esta audiencia preliminar, que comenzó el pasado 21 de mayo, se tendrá que determinar si se enjuicia a 21 miembros de oenegés y armadores de los barcos humanitarios por favorecer la inmigración ilegal al haber tenido contactos con los traficantes en los rescates realizados en el Mediterráneo central entre 2016 y 2017, delitos que podrían tener penas de hasta 20 años de cárcel.

En la audiencia de este miércoles, el juez del Tribunal de Trapani suspendió el proceso al aceptar la denuncia de la acusación de que la fiscalía no había informado a los acusados ​​sobre los aspectos cruciales del proceso, violando así sus derechos fundamentales.

Por ello, el tribunal remitió el caso de nuevo a la fiscalía para la corrección de los errores y la reapertura de esta fase preliminar se espera para el otoño.

"Después de cinco años de investigación, la fiscalía ha tenido tiempo suficiente para llevar a cabo un juicio justo y no sería apropiado acelerar el proceso en este momento. Si un juicio más rápido es el sacrificio de los derechos de los acusados, entonces no es justo", señaló la abogada defensora de la tripulación de Iuventa, Francesca Cancellaro, en una nota enviada a los medios.

Los acusados son los miembros de la tripulación del barco Iuventa de la ONG alemana Jugend Rette, Kathrin Schmidt, Sascha Girke, Dariush Beigui y Uli Tröder; dos jefes de equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF), Matthias Kennes y Stephan Van Diest, además de cooperantes de Save The Children y otros.

La Fiscalía considera que las ONG mantenían contacto con los traficantes que les comunicaban cuándo salían de las costas de Libia y su posición en el mar.

A su llegada a Lampedusa tras un rescate en agosto de 2017, el barco Iuventa fue incautado y la fiscalía de Trapani abrió varias pesquisas contra decenas de personas y finalmente se cerró la investigación con los 21 acusados.

Amnistía Internacional y otras organizaciones comunicaron que seguirán todos los pasos de la audiencia preliminar para que se garantice la justicia y ya denunciaron que no se les permitió acceder al aula en las primeras vistas.

“La tripulación de Iuventa salvó la vida de más de 14.000 personas que buscaban seguridad, interviniendo donde Europa estaba fallando, hasta que el barco fue incautado en agosto de 2017. El caso contra estos rescatistas debe ser desestimado y se deben retirar todos los cargos", explicó Elisa De Pieri, investigadora regional de Amnistía Internacional.

“La afirmación de la fiscalía de que las personas rescatadas no estaban en peligro real es absurda: estaban en botes superpoblados y en malas condiciones para navegar, en un tramo de agua que se ha cobrado miles de vidas", añadió De Pieri en un comunicado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente