Aparece una especie invasora en Valencia, y se consigue erradicarla

Aparece una especie invasora en Valencia, y se consigue erradicarla

Es raro encontrarnos con buenas noticias respecto a especies invasoras. Pero hay una, y merece la pena pararnos para analizarla. En la Albufera de Valencia se detectó la presencia de una especie invasora, pero por suerte se ha podido erradicar. De momento.

De momento porque dicha especie ha llegado, según todos los indicios, mezclada con turba para plantas que se importa desde Sudamérica. Y si ha llegado por esa vía, es probable que vuelva a llegar y que la siguiente vez no sea tan sencillo acabar con sus poblaciones.

[Te puede interesar: Gusanos invasores gigantes toman Francia]

Vamos con el detalle del caso, que es interesante. La especie foránea – tal vez lo más apropiado fuese hablar de especie alóctona, en contraposición con las autóctonas – es un gusano plano, miembro del grupo de las planarias. Se trata de un depredador de invertebrados, bastante generalista en sus hábitos de vida – lo que significa que consume aquello que encuentra, sin una presa muy definida.

La especie concreta se denomina Obama nungara y es originaria de Brasil y Argentina. Allí vive entre el sustrato. Sustrato que se importa en España para macetas y tierras de jardín, desde donde ha llegado a los principales ecosistemas del Parc Natural de L’Albufera.

Allí la detectaron voluntarios del programa LIFE Followers en enero de este mismo año, 2019. Desde ese momento comenzaron las tareas de erradicación, que han sido un éxito: a día de hoy no se consigue detectar ningún individuo, con lo que se considera erradicada la amenaza.

En este caso se ha tenido cierta suerte. Se ha conseguido detectar la invasión biológica antes de que las poblaciones terminaran de asentarse, y por lo tanto el esfuerzo para conseguir hacer desaparecer la especie del ecosistema al que habían llegado ha dado sus frutos.

Por eso, si queremos hablar con propiedad, no se trataría de una especie invasora, si no de una introducida. El matiz puede parecer poco importante, pero no lo es: una especie invasora es una especie introducida, que se ha naturalizado y que afecta a la dinámica del ecosistema. Si no llega a naturalizarse, no se puede considerar invasora… y si lo hace suele ser demasiado tarde para erradicarla.

[Te puede interesar: Cuanto más popular sea una mascota exótica, más probable es que acabe abandonada]

Parece que todo son buenas noticias, y en parte lo son. Especialmente el hecho de que hayan sido voluntarios los que hayan conseguido detectar el problema y tomar las medidas, por lo que demuestra de implicación en los problemas medioambientales de la población.

Pero el hecho de que haya llegado, y además a través de una vía tan común – las turbas para jardinería – da que pensar. Sobre todo si sumamos el hecho de que no es el primer caso. Solo en España ya se han detectado seis especies introducidas por el mismo medio, y en Europa también es un problema creciente.

Así que alegrémonos por lo que nos tenemos que alegrar, pero pensemos en lo que ha ocurrido para ponerle freno y que no haya una próxima vez que tengamos que lamentar.