Anulado el recuento de cisnes reales en el Reino Unido por el coronavirus

El recuento anual de cisnes reales, una tradición británica que solo se dejó de hacer una vez en 900 años, no se realizará este año a causa de la pandemia de coronavirus, indicaron el domingo dos medios británicos.

Desde 1186, el monarca del Reino Unido es el dueño legal de todos los cisnes vulgares y no marcados que viven en libertad en el país. Cada año, el marcador de cisnes y sus asesores, los "swan uppers", remontan el Támesis a remo para pasar revista al patrimonio real.

Luciendo chaquetas rojas con las insignias reales y una pluma en la gorra, los "swann uppers" detectan a los cisnes jóvenes y los miden, pesan y comprueban su estado de salud.

La ceremonia de este año fue anulada pues "no podría realizarse con total seguridad, respetando las normas de distancia social", indicaron los diarios The Telegraph y Mail Online.

Contactado por la AFP, el Palacio de Buckingham declinó confirmar la información, pero indicó que durante la semana se divulgará un comunicado oficial. "El censo de cisnes blancos debía tener lugar del 13 al 17 de julio, entre Sunbury-on-Thames (oeste de Londres) y Abingdon (cerca de Oxford)", comentó el Palacio.

Es la segunda vez desde el siglo XII que se anula esta tradición casi milenaria, tras haber sido suspendida en 2012 a causa de las inundaciones.

"Buckingham Palace declaró que [el marcador de cisnes] David Barber seguirá trabajando diariamente con la organización de rescate de cisnes del Támesis para velar, como siempre, por su bienestar", precisó The Telegraph.

En principio, los cisnes vulgares se contaban porque se consumían en los banquetes reales. En el siglo XVI, eran un manjar tal que a quien robaba sus huevos se le castigaba con una pena de prisión y una multa.

"Hoy, los cisnes ya no se comen", declaró un portavoz del Palacio de Buckingham a la AFP, pero la ceremonia es "importante para la conservación de la fauna y la educación en el Támesis".