Antony Blinken viajará a Qatar en medio de las conversaciones con el Talibán

·3 min de lectura

El secretario de Estado de Estados Unidos aseguró que la semana entrante estará en tierras qataríes, lugar donde fue recibida la comitiva estadounidense procedente de Afganistán y desde donde se están entablando las conversaciones con el movimiento luego de que se hicieran con el gobierno del país. Tras su paso por Doha, se espera que Alemania sea su próxima parada.

La política internacional de Estados Unidos sigue girando en torno a la cuestión afgana. El secretario de Estado del país, Antony Blinken, anunció su próximo viaje a Qatar, nación a la que se trasladó la comitiva diplomática estadounidense procedente de Afganistán tras la precipitada salida de Kabul la semana pasada.

Doha ha sido durante estas complicadas semanas –quizás las más difíciles de la era Joe Biden–, el centro de operaciones estadounidense de la evacuación en Afganistán. Este país de Medio Oriente ha colaborado con la prestación de sus infraestructuras para los miles de ciudadanos de países miembros de la OTAN que decidieron huir ante el avance Talibán y, a su vez, ha hecho de moderador.

Blinken afirmó que su intención es visitar a los líderes qataríes para agradecerles "su colaboración" y lo hará en un momento en que esta pequeña nación está haciendo de puente entre estadounidenses y talibanes en las numerosas negociaciones que se siguen manteniendo.

El Gobierno norteamericano reconoció la existencia de "canales de comunicación" con el grupo islamista radical que ahora está al mando de Afganistán, para tratar temas clave que interesan a ambas partes. A pesar de ello, Estados Unidos retiró toda su representación diplomática de la nación asiática y continúa asegurando que no reconocerá al nuevo Gobierno.

Durante su agenda diplomática también coincidirá con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, que está realizando una gira por la región árabe con el objetivo de consolidar relaciones con sus aliados en la zona.

En el último mes, la imagen de la política externa de Estados Unidos se ha visto seriamente deteriorada debido a la falta de previsión en la evacuación de Kabul y el error de cálculo respecto a la fortaleza de la ofensiva del Talibán durante las últimas semanas de conflicto en Afganistán.

Preocupación por los estadounidenses en Afganistán

Aunque en las dos semanas de evacuaciones más de 100.000 personas consiguieron salir del país, todavía quedan estadounidenses en suelo afgano. El plazo previsto para sacar de Kabul a población ya terminó, pero ahora se estudia cómo sacar a esas personas del país a través de vuelos comerciales ordinarios.

Se sabe que la mayoría de las estadounidenses que siguen en Afganistán poseen la doble nacionalidad y tienen a miembros de familia en su país de origen que no pueden volar. Blinken afirmó que existen equipos que están en constante contacto con estas personas hasta que se mejoren o resuelvan sus situaciones personales.

"Tenemos equipos dedicados asignados a cada uno de estos ciudadanos estadounidenses para estar en contacto constante con ellos. Les estamos brindando una orientación muy personalizada y específica", aclaró el jefe de la diplomacia estadounidense.

Durante las últimas semanas, los esfuerzos de Estados Unidos se han concentrado en aumentar el número de visas para que los ciudadanos afganos que colaboraron con el país norteamericano y sus familias puedan salir de Afganistán, si lo desean, lo antes posible. El Talibán ha asegurado en varias ocasiones que, siempre que posean los documentos acreditativos pertinentes, dejarían salir a los afganos que quisieran a través de vuelos regulares.

Tras su viaje a Qatar, Blinken pondrá rumbo a Alemania, donde se reunirá con una serie de países aliados para tratar la cuestión de Afganistán y su futuro a corto y mediano plazo.

Preocupan varios aspectos respecto al nuevo Gobierno, como la posibilidad de que acoja a grupos terroristas –tal y como sucedió en el pasado– o que favorezca el tráfico de sustancia estupefaciente.

El proceso de evacuación ha suscitado críticas por parte de ciudadanos afganos que consideran que han sido "abandonados" por Estados Unidos ante el avance Talibán. Las negociaciones con el grupo islamista radical están siendo complejas a pesar de sus intenciones de mostrarse, a priori, más moderados que respecto a hace 20 años.

Con Reuters, AFP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente