Antonio Rosas investigará el origen del bipedismo en las selvas de Guinea

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 18 nov (EFE).- Saber qué pasó en las selvas de África hace seis millones de años para impulsar a los simios cuadrúpedos a empezar a caminar sobre dos patas y dejar libres sus manos es esencial para determinar cómo surgió el bipedismo, el rasgo esencial de la evolución humana.

Para ello, un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) liderado por el paleoantropólogo Antonio Rosas, se trasladará a las selvas de Guinea Ecuatorial para intentar desvelar cómo se movía el último ancestro común entre chimpancés, gorilas y el ser humano.

La jungla de Guinea Ecuatorial es un entorno único para la investigación, un lugar que alberga 16 especies de primates, entre ellos, el chimpancé común, <i>Pan troglodytes</i>, y el gorila de llanura, <i>Gorilla gorilla</i>, las dos especies vivas filogenéticamente más próximas al hombre.

"Observar el modo en que se mueven estos primates en su hábitat natural, tanto en los árboles como en el suelo, puede ayudar a comprender cómo fue el modo de locomoción ancestral del que surgió la locomoción del ser humano", explica el director del proyecto, Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), uno de los mayores expertos del país.

Según los paleontólogos, la locomoción bípeda pudo surgir justo después de la divergencia del linaje de los homininos (ancestros humanos) desde el último antepasado común que compartimos con los chimpancés pero cómo, dónde y porqué ocurrió son preguntas aún sin respuesta.

El proyecto intentará contrastar si ese último antepasado común se movía con una locomoción denominada 'suspensión bajo ramas' (similar a las de los grandes simios) o si era un 'cuadrúpedo multígrado' (un tipo de locomoción generalizado sin representante en la actualidad).

Y es que los simios primitivos eran plenamente arborícolas y se desplazaban sobre las ramas de los árboles con andar cuadrúpedo, apoyando las palmas de las manos y las plantas de los pies pero un cambio evolutivo muy significativo hizo que el grupo empezase a moverse colgándose por debajo de las ramas, dejando su cuerpo suspendido bajo los brazos.

"Saber si nuestros antepasados directos pasaron o no por el tipo de locomoción que observamos hoy en los simios africanos es altamente relevante para esclarecer las presiones selectivas que llevaron a la divergencia del linaje humano", señala Rosas en una nota del CSIC.

"Los bosques tropicales de África son el entorno donde surgió el bipedismo" y, "por eso, queremos investigar en este entorno y observar los hábitos locomotores de los primates que habitan en la pluvisilvia ecuatoguineana".

El proyecto tiene tres objetivos fundamentales: buscar registros arqueo-paleontológicos del paso del cuadrupedismo al bipedismo; analizar el repertorio de movimientos de los primates; y caracterizar los biotopos ocupados por los primates.

"Encontrar cualquier fósil de primate en este contexto supondría un vuelco en la paleoantropología mundial", subraya Rosas.

Para observar el comportamiento de los primates, el proyecto instalará nuevas cámaras trampa para captar los movimientos de los animales en su medio natural y analizará por ordenador el repertorio locomotor captado en la naturaleza, dos aspectos que permitirán avanzar en el conocimiento de procesos clave de la evolución humana.

(c) Agencia EFE