Anticorrupción pide al juez que saque a Aguirre del caso Púnica

·3 min de lectura
Esperanza Aguirre en el XVII congreso del PP de Madrid celebrado en mayo. (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Esperanza Aguirre en el XVII congreso del PP de Madrid celebrado en mayo. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Esperanza Aguirre en el XVII congreso del PP de Madrid celebrado en mayo. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al juez que saque a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre de la investigación por la presunta financiación irregular del PP de Madrid en el caso Púnica, según informan a Efe fuentes jurídicas.

El departamento que dirige el fiscal jefe Anticorrupción Alejandro Luzón no ve indicios suficientes para sentar en el banquillo a Aguirre, quien dirigió el PP de Madrid desde 2004 a 2016, ni tampoco a su sucesor en la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

No ocurre lo mismo, añaden las fuentes, con el exconsejero Francisco Granados, a quien la Fiscalía sí ha pedido procesar en el caso Púnica, que se abrió hace casi 8 años con su detención y la de varios exalcaldes de la Comunidad de Madrid.

De atender el juez Manuel García Castellón a su petición, Esperanza Aguirre e Ignacio González correrían la misma suerte que la también expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, que fue investigada por la presunta financiación ilegal de la formación hasta que finalmente quedó fuera de la causa.

Tras ver cómo sus dos principales colaboradores (a quienes lamentó públicamente no haber vigilado “todo lo que debía”) entraban en prisión provisional por orden de la Audiencia Nacional (Granados por el caso Púnica y González por el caso Lezo, una trama en torno al Canal de Isabel II), Aguirre fue formalmente imputada en septiembre de 2019 a petición de la propia Fiscalía.

El 18 de octubre, Aguirre declaraba ante el juez que no tenía responsabilidad económica, administrativa o contractual en el PP de Madrid porque no eran las funciones del presidente, y que si bien ella era la que nombraba a sus cargos en la Comunidad, siempre lo consultaba con Mariano Rajoy.

Según la versión de Aguirre, era el exgerente Beltrán Gutiérrez -con quien apenas tenía relación- quien se encargaba de todo, y dijo no saber nada de la cláusula del 1 % para publicidad que se incluyó en numerosas adjudicaciones de consejerías madrileñas y que supuestamente servía para financiar irregularmente al partido.

Durante la investigación, el extesorero nacional del PP Luis Bárcenas declaró al juez de Púnica que él y su predecesor en ese cargo, Álvaro Lapuerta, dieron a Aguirre un sobre con 60.000 euros procedente una donación de un empresario en la sede de la calle Génova en presencia de Granados, extremo que este último negó y pidió un carearse con Bárcenas.

Finalmente fue llamado a declarar el empresario en cuestión, Luis Gálvez, quien negó todos los hechos que relató Bárcenas; rechazó haber entregado esa cantidad ni ninguna a nadie del PP y dijo que nunca había estado en la sede de la calle Génova de Madrid.

Aguirre por su parte, a través de su abogado, acusó al extesorero de “enfangar” el caso Púnica con mentiras para incriminarla y finalmente el juez archivó esta cuestión por falta de indicios y porque, en todo caso, los hechos estarían prescritos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Más información

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente