Anticorrupción atribuye al expresidente del BBVA un presunto delito de administración desleal por uso personal de recursos

·2 min de lectura
El expresidente del BBVA, Francisco González, en una foto de archivo (Photo: Juan Manuel Serrano Arce via Getty Images)
El expresidente del BBVA, Francisco González, en una foto de archivo (Photo: Juan Manuel Serrano Arce via Getty Images)

La Fiscalía Anticorrupción ha atribuido a Francisco González un presunto delito de administración desleal “por haber utilizado recursos” de BBVA “para su uso exclusivamente personal”, en referencia a una valoración encargada para la adquisición de una finca a título privado.

En un escrito presentado el 8 de julio, los fiscales Miguel Serrano y Alejandro Cabaleiro han requerido al juez que cite a declarar al ex directivo de la entidad financiera en el marco de la pieza número 9 del caso Tándem, en la que se investigan los encargos de BBVA al comisario jubilado José Manuel Villarejo.

El ex presidente de la entidad bancaria ya fue interrogado por este asunto en 2019 cuando esta pieza separada estaba bajo secreto de sumario. Entonces, indicó al juez que desconocía cómo se había materializado dicha tasación.

El titular el Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, ya acordó la imputación de Francisco González en noviembre de 2019 por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos en relación a los contratos con Villarejo.

En esta pieza 9, se investigan los servicios contratados por BBVA a Cenyt, firma del grupo empresarial de Villarejo, para distintos proyectos al menos entre 2004 y 2017, de acuerdo con el Ministerio Público. Por esos trabajos, el banco habría pagado al comisario más de 10 millones de euros.

Petición de prórroga para extender la investigación

Los fiscales han señalado la nueva citación de Francisco González como una de las diligencias que habría que realizar antes cerrar las pesquisas sobre esta línea de investigación. Así, han propuesto al magistrado que prorrogue seis meses la instrucción, que debía acabar el próximo 29 de julio, conforme a los nuevos plazos legales.

Otra de las diligencias planteadas en este escrito es la declaración como investigado del responsable de comunicación de BBVA, Pablo García Tobin, “por su participación en la creación del Google Drive, su participación activa en el denominado ‘levantamiento de evidencias’ y porque, dada su posición, se evidencia un trato cercano al ex presidente de la entidad”.

Por su parte, el exministro Miguel Sebastián ha pedido al juez que investiga los encargos del BBVA que cite de nuevo al exjefe de seguridad del banco Julio Corrochano, con el fin de esclarecer “el grado de implicación en los hechos” del expresidente de la entidad.

En un escrito al que ha tenido acceso Efe, Sebastián, que se encuentra personado en la causa como acusación particular, solicita además acceso a las nuevas agendas de Villarejo para poder analizar su contenido, pues en ellas podría haber “apuntes que podrían tener conexión” con esta pieza sobre los negocios del excomisario.

Sostiene que la declaración que ya prestó el que fuera jefe de seguridad del BBVA “no es suficiente en atención a las posteriores diligencias practicadas”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente