El ansia de independencia crece en la Commonwealth y promete dolores de cabeza para Carlos III

·11 min de lectura

″¿Cómo puedo comenzar algo nuevo con todo el ayer que llevo en mí?”, se lamentaba Leonard Cohen. Mucho pasado, mucho lastre y mucha responsabilidad lleva sobre sus hombros Carlos III, sucesor de Isabel II, eterno aspirante al trono y, al fin, soberano. Pero no sólo de Reino Unido, sino de hasta 14 países más que un día fueron colonias y que hoy siguen reconociendo al Windsor como su monarca. Estas naciones forman, junto a 42 más, la llamada Mancomunidad de Naciones o Commonwealth, una organización que daba unidad y preferencia de relaciones a los territorios que tuvieron a Londres como metrópoli y que pervive hasta hoy.

En su seno, la muerte de Isabel reabre el debate sobre el grado de poder que ha de tener la Corona en el día a día de estas naciones, sobre la necesidad de alcanzar la república más temprano que tarde. A Carlos, que como príncipe de Gales conoció bien estas tierras, se le auguran dolores de cabeza con las ansias que vienen del Caribe o de Oceanía y que no sólo se limitan a acatar o no su reinado, sino a reclamar compensaciones por todo lo que Reino Unido se llevó, disfrutó o explotó en tierra ajena.

¿Pero qué es la Commonwealth?

A mediados del siglo XIX, con el Imperio Británico en declive, los países bajo su poder fueron adquiriendo cierto grado de independencia y pasaron a ser conocidos como dominios. En una conferencia en 1926, se acordó que pasarían a formar parte como miembros iguales de una comunidad, aún dentro del imperio. Serían independientes en cuanto a gobierno, pero los asociados debían lealtad al rey del momento. Con el tiempo, unos se descolgaron de corona y otros no.

La Mancomunidad británica de Naciones, transformada luego en la Commonwealth, es ahora una organización voluntaria y no vinculante de las excolonias británicas y sus actuales dependencias, a la que se suman también otros países que no tienen lazos históricos con Reino Unido pero a las que ha convenido la alianza por cuestiones geopolíticas o económicas -hay que tener en cuenta que tres de ellos, India, Canadá y Reino Unido, están entre las 10 principales economías del planeta-. La organización tiene actualmente 56 miembros y adquirió su forma actual después de la independencia de India y Pakistán de Reino Unido, en 1947, cuando pasó a llamarse Mancomunidad de Naciones, sin el “británica”.

A partir de 1950, pertenecer a la Mancomunidad ya no implicaba sumisión a la corona británica, como un gesto con los países que iban alcanzando su independencia. A partir de ese momento se convirtió en una asociación de países descolonizados, pero en la que el jefe continuaría siendo la persona que encabezara la monarquía en Reino Unido, o sea, Isabel II, que ha reinado sin descanso desde 1953 hasta la semana pasada. 70 años, jubileo de plantino.

En 2012 se firmó un compromiso con 16 valores clave que ningún socio puede comprometer, como la democracia, la igualdad de género, el desarrollo sostenible y la garantía de paz y de seguridad. Ese es el marco de actuación. Su misión, dicen sus estatutos concretando, es la cooperación política, económica y cultural entre los países miembro. Entre los estados existe lo que se conoce como “la ventaja de la Mancomunidad”, por la que hacer negocios con otros miembros es casi un 20% más barato que hacerlo con otros países no afiliados.

Para el Reino Unido, los intercambios con países de esta asociación suponen cerca del 9% de su comercio exterior, según la BBC. No obstante, sus defensores insisten en que va más allá del profit, porque tiene un importante cuerpo de cooperación educativa, cultural y hasta deportiva, con unos Juegos propios cada cuatro años.

Hoy da cabida a una tercera parte de la población mundial, hasta 2.500 millones de personas, e incluye tanto economías avanzadas como países en desarrollo. Esto son sus miembros:

  1. Antigua y Barbuda

  2. Australia

  3. Bahamas

  4. Bangladesh

  5. Barbados

  6. Belice

  7. Botsuana

  8. Brunéi

  9. Camerún

  10. Canadá

  11. Chipre

  12. Dominica

  13. Fiyi

  14. Gabón

  15. Gambia

  16. Ghana

  17. Guayana Británica

  18. Granada

  19. India

  20. Islas Salomón

  21. Jamaica

  22. Kenia

  23. Kiribati

  24. Lesoto

  25. Maldivas

  26. Malasia

  27. Malaui

  28. Malta

  29. Mauricio

  30. Mozambique

  31. Namibia

  32. Nauru

  33. Nigeria

  34. Nueva Zelanda

  35. Pakistán

  36. Papúa Nueva Guinea

  37. Reino Unido

  38. Ruanda

  39. Samoa

  40. San Cristóbal y Nieves

  41. San Vicente y las Granadinas

  42. Santa Lucía

  43. Seychelles

  44. Sierra Leona

  45. Singapur

  46. Siria

  47. Sri Lanka

  48. Suazilandia

  49. Sudáfrica

  50. Tanzania

  51. Tonga

  52. Trinidad y Tobago

  53. Tuvalu

  54. Uganda

  55. Vanuatu

  56. Zambia

Con el paso del tiempo se produjeron varios cambios de monarquía a república. Son de la Unión de la India (1950), Federación de Pakistán (1956), Unión Sudafricana (1961), Federación de Nigeria (1963), Uganda (1963), Dominio de Kenia (1964), Gambia (1970), Sierra Leona (1971), Dominio de Ceilán (1972), Estado de Malta (1974), Trinidad y Tobago (1976), Fiyi (1987), Mauricio (1992)y Barbados (2021).

El príncipe Carlos, el pasado noviembre en Barbados, cuando el país dejó de estar bajo el abrigo de la monarquía británica. (Photo: Jeff J Mitchell via Getty Images)
El príncipe Carlos, el pasado noviembre en Barbados, cuando el país dejó de estar bajo el abrigo de la monarquía británica. (Photo: Jeff J Mitchell via Getty Images)

El príncipe Carlos, el pasado noviembre en Barbados, cuando el país dejó de estar bajo el abrigo de la monarquía británica.  (Photo: Jeff J Mitchell via Getty Images)

Los retos

La monarquía británica sigue teniendo la hegemonía en el grupo. En 2018, a petición de la reina ahora fallecida, se decidió que Carlos sería su sucesor también en la Commonwealth al ascender al trono, lo que a falta de coronación ocurrió el pasado viernes. Lo dejaba todo atado y bien atado, porque el cargo ya no era hereditario. Los demás países dieron el visto bueno en una señal de respeto a Isabel II, pero ya surgieron las primeras discrepancias públicas.

Ahora que no hay reina sino rey, se espera que esos estados más incómodos vuelvan a alzar la voz. Como mínimo, piden que el liderazgo de la organización sea rotario y lo pueda ostentar cualquier representante de sus miembros o que se nombre a un cabeza visible, pero votado por todos, con concurrencia libre, y no a propuesta solamente de Londres.

Hay un dato de partida que ya evidencia los cambios de la madre al hijo: cuando Isabel II llegó al trono, era la máxima autoridad de 32 naciones y su descendiente hereda menos de la mitad. El imperio no es lo que era, estamos en el siglo XXI y los estados entienden que la igualdad de trato y la independencia llevan demasiados años esperando. Es el momento de que se apliquen.

Las placas temblaban desde hace tiempo, pero sin grandes terremotos. Hacía 30 años de la última declaración de independencia del bloque cuando, en noviembre pasado, Barbados pasó a ser una república. Lo hizo en un acto al que asistió el propio príncipe de Gales, que se mostró comprensivo y mostró su deseo de prosperidad y estabilidad a la presidenta Sandra Mason, por el paso dado. Ahí están las imágenes, en las que aparece sonriente, complaciente.

Sin embargo, ese paso activó en el Palacio de Buckingham una estrategia para tratar de evitar que se extienda el ejemplo. La muerte de la reina puede acelerarlo y complicarles los planes, porque hay naciones que llevan años dejando caer que la soberana, sí, por respeto y pasado, pero el hijo, no, porque ya es tiempo.

Dentro de los planes de Londres de mejorar su imagen en estos países y evitar el reguero de independencias, se ideó un viaje del ahora heredero, Guillermo, con su esposa Kate, el pasado marzo. Fue un “desastre” de imagen y de contenido, según la prensa local. Se esperaba que los royals más carismáticos encandilaran a los países del Caribe, donde más flojea el amor a la Corona, pero el sentimiento fue el contrario: no hubo baño de masas, sino protestas y petición de cuentas, con Bahamas, Antigua o Jamaica reclamando reparación por los esclavos que Reino Unido explotó en sus tierras y se llevó a la metrópoli -se calcula que los países europeos robaron de África a unos diez millones de personas para someterlas a esclavitud, y que Reino Unido fue uno de sus mayores impulsores y beneficiarios-. En Belice, directamente, comenzó a prepararse el terreno para ser la siguiente excolonia que pase a ser una república. Sin importar la visita.

Willian y Kate, el pasado marzo, durante su visita a Kingston, Jamaica, con aires de años 50. (Photo: Pool via Getty Images)
Willian y Kate, el pasado marzo, durante su visita a Kingston, Jamaica, con aires de años 50. (Photo: Pool via Getty Images)

Willian y Kate, el pasado marzo, durante su visita a Kingston, Jamaica, con aires de años 50.  (Photo: Pool via Getty Images)

En estos días de duelo, de los países aún súbditos han llegado lógicamente mensajes de pésame y dolor, banderas a media asta, lo esperado. Pero también se han ratificado estos sentimientos de libertad. Jamaica ha insistido en que quiere ser una república en 2025 y Trinidad y Tobago, Guayana y Dominica han dicho que reabren el debate tanto de la soberanía como de las compensaciones. Gaston Browne, primer ministro de Antigua, ha recordado que su plan es cortar lazos en tres años. Insiste en que es un “paso final” en su proceso de independencia, “no hostil”. Lo dijo con la reina recién fallecida.

Carlos, en sus múltiples viajes a estas naciones, ha repudiado lo que hicieron sus antepasados, ha reconocido el dolor causado e, incluso, sus ONG trabajan en parte con jóvenes de estas zonas para intentar aportar algo de reparación. Pero la dependencia sigue siendo la del pasado y reparaciones oficiales no ha habido. Es el momento, creen los estados sometidos tantas décadas.

La Corona, como el Gobierno británico, se empeñan en insistir en lo bueno que aporta la unión sobre todo a países con menos medios, con los que hay comercio preferente, reforzado aún más desde que el Brexit se hizo efectivo y se mira menos a Europa. Destacan los visados de estudio o de trabajo, pero todo eso se puede mantener en el marco de la Commonweath... pero sin rey.

El entonces príncipe Carlos, en una imagen de su viaje a la reserva de Iwokrama, en Guayana, en el año 2000. (Photo: Lynne Sladky via AP)
El entonces príncipe Carlos, en una imagen de su viaje a la reserva de Iwokrama, en Guayana, en el año 2000. (Photo: Lynne Sladky via AP)

El entonces príncipe Carlos, en una imagen de su viaje a la reserva de Iwokrama, en Guayana, en el año 2000.  (Photo: Lynne Sladky via AP)

Además del revuelto Caribe, Carlos deberá mirar a los dos más grandes, Canadá y Australia, con los que las relaciones son excelentes pero donde, en mayor o menor medida, también está inoculado ese molesto bicho del republicanismo. En este último país, Isabel II no es un ente lejano, sino algo de casa, muy propio, porque su rostro sigue apareciendo en monedas y billetes y su nombre bautiza colegios y hospitales. Su primera visita a la zona, en los 50, la convirtió en una estrella del rock, o poco menos. Su hijo no, no es lo mismo, ni siquiera tras haber estado allí de intercambio y haberse ofrecido a servir como gobernador general, a sugerencia del primer ministro australiano, Malcolm Fraser, en los 70.

El pasado martes, la consultora Roy Morgan desveló una encuesta en la que el 60% de los australianos expresaba su deseo de seguir bajo el manto de la monarquía, frente al 40% que anhela cambio. Hace dos décadas, los republicanos perdieron el plebiscito para cambiar la forma de Gobierno, en parte por las disputas sobre el modelo constitucional que debía adoptar el país.

Sin embargo, el actual primer ministro, Anthony Albanese, llegó al cargo en mayo afirmando que “la república será una realidad” y creando por primera vez un puesto de ministro asistente para la República, para indagar en esa transición. En julio, incluso, presentó un primer borrador con las preguntas que quiere someter a referéndum. No obstante, el proceso lleva tiempo y no se espera al menos hasta un hipotético segundo mandato del laborista. Lo ha aclarado él mismo: ahora mismo Australia pasa por un proceso de encaje multicultural, de revisión de su pasado y de rescate de los aborígenes y esa es su prioridad. “Asumir múltiples debates al mismo tiempo no es algo factible”, ha declarado.

En el caso de Canadá, las cosas son diferentes. El movimiento republicano se deja notar desde hace décadas, sobre todo en la independentista Quebec, pero en las encuestas no supera el 20% el número de partidarios de dejar de tener rey. Hay un enorme volumen de población que no se plantea siquiera el debate.

A ello se suman las complicaciones legales para hacer el cambio: requeriría de una enmienda constitucional, que sólo se puede acometer con el consentimiento unánime entre el parlamento federal de Canadá y todas las diez asambleas Legislativas de provincias y territorios provinciales. Un consenso muy difícil, en resumen. No hay instituciones ni organizaciones serias creadas para pelear por el nuevo modelo y apenas se ven protestas aisladas en el día de Victoria, el cumpleaños oficial de la reina y presiones para eliminar ciertos símbolos.

Es verdad que ha habido quejas sensibles, como las proferidas contra Carlos Y Camila por un viaje de 2017, cuando los hoy reyes se partieron de risa ante un canto tradicional inuit, el katajjaq,​ que no entendieron como la riqueza cultural que es.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, reaccionó muy emocionado al fallecimiento de Isabel II, a quien calificó de una de sus “personas favoritas del mundo”. Declaró que “Canadá está de luto” y añadió que “echará de menos” a la monarca que constitucionalmente era la jefa de Estado del país norteamericano. Sin más referencias a la república, porque no era el momento y porque no suele hacerlas ni cuando los tiempos son más propicios.

Carlos tiene que jugar fuerte y con mano izquierda si no quiere una sangría de súbditos. Afronta un momento clave para que lo que resta de imperio, el modelo de mundo que aún procede de la Segunda Guerra Mundial, no se le desmorone por completo, con las consecuencias económicas, políticas, diplomáticas que acarrearía. El rey ha demostrado durante décadas que sabe ponerse collares de bienvenida, bailar danzas locales, vestirse con atuendos variados, hacer saques de honor de juegos diversos. Pero mantener a la potencia hegemónica arriba, respetada si no querida, costará, sobre todo, sensibilidad, gestos, comprensión y compensación.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR