Anna Caballé: "El principal legado de Concepción Arenal es la compasión"

La escritora Anna Caballé galardonada con el Premio Nacional de Historia de España por su obra "Concepción Arenal, la caminante y su sombra", un libro que, según el jurado, reúne los requisitos de "excelencia" y trata sobre un personaje no suficientemente conocido en la historia de España. EFE/ARCHIVO/Bernardo Rodriguez

Madrid, 9 nov (EFE).- Anna Caballé, que acaba de obtener el Premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal, un personaje "no lo suficientemente conocido", en opinión del jurado, cree que el principal legado de la gran escritora es "su filosofía de la compasión".

Caballé, escritora, crítica y profesora de Literatura de la Universidad de Barcelona, obtuvo el pasado 5 de septiembre este premio dotado con 20.000 euros, por "Concepción Arenal. La caminante y su historia", una extensa y profunda biografía de la que fuera una de las pensadoras más importantes del siglo XIX.

Ecologista, pacifista, defensora de los derechos humanos, Arenal (Ferrol, 1820 - Vigo, 1893) se dedicó a las mejoras carcelarias, los obreros y las mujeres; tal es así que se la podría considerar una pionera del feminismo en España, pero su legado cayó en el olvido, como recuerda la biógrafa.

"Las biografías surgen de alguna pregunta que quieres contestar, y en el caso de Concepción Arenal es curioso pero tenía la idea de que era un mujer con nombre de calle. En toda España hay calles con su nombre, pero luego preguntada cuál ha sido su aportación y, aparte de vincularla con prisiones, nadie sabe mucho", explica a Efe la autora.

Así, a Caballé (Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1954), una de las biógrafas más prestigiosas de la actualidad, lo que más le ha sorprendido de Arenal, dice, es el hecho de haber descubierto "a una pensadora, a una pensadora ética, a una mujer que, más allá de su activismo social, tiene una mentalidad filosófica".

"Piensa de una forma racional las cosas y tiene un gran deseo de reformar España, como decía ella, de fortalecerla éticamente. Y eso me pareció muy interesante porque es un perfil muy distinto del pensamiento más conocido del siglo XIX", subraya la autora de "Francisco Umbral. El frío de una vida" (2004).

Según Caballé, la autora de una de sus frases más conocidas, "Odia el delito y compadece al delincuente", se esforzó por encontrar puntos de conciliación entre bandos opuestos, ya sean conservadores y liberales, o católicos y anticlericales, o en el 68 entre los liberales o monárquicos".

"Siempre buscó puntos de conciliación, de convivencia. Siempre digo que para mí su principal legado es su filosofía de la compasión, que cae en el descrédito y queda fagocitada por la filosofía marxista, que iba en una dirección más moderna", explica Caballé.

"Entonces teníamos a Marx, Engels, el 'Manifiesto Comunista', etcétera, rechazando la compasión -argumenta- por considerarla una actitud paternalista; por tanto, había que rechazarla porque lo que habría que reivindicar es la justicia social, y no que alguien que estuviera en una posición de superioridad ayude voluntariamente a alguien que estuviera en una posición de inferioridad".

En este mismo sentido, Caballé añade que estas dos ideas, para ella, son complementarias. "Para Arenal la filosofía de la compasión le hace generar una filosofía empática. Si tú te compadeces de los demás, tú necesitas ponerte en el lugar del otro, y eso es el fundamento de la empatía. Para la pensadora, sin empatía no hay posibilidad de progreso, porque todos estaríamos encerrados en nuestro cubículo, solo pendientes de nuestros intereses", recalca.

Carmen Sigüenza.