Ángel León tiene un restaurante con dos estrellas Michelin y un piso-patera en el que viven 16 de sus becarios

El chef Ángel León es el último en sumarse a la polémica sobre los cocineros Michelin que no pagan a sus becarios. O como ellos los llaman, sus ‘stagiers’. El propietario del restaurante Aponiente de El Puerto de Santa María (Cádiz) dispone de una casa en la que hay 22 camas para que sus cocineros puedan vivir. Así, León puede cumplir la promesa de dar alojamiento y comida gratis a los cocineros que quieran hacer prácticas en su negocio.

La noticia la ha destapado el diario El Confidencial que además ha publicado algunas fotografías del lugar, un apartamento realmente mugriento y cochambroso, muy lejos del glamour que se le presupone a Ángel León, también conocido como el ‘chef del mar’, por preparar un menú en el que solo se sirven productos procedentes de este medio. Así es la forma en la que el cocinero paga a sus trabajadores en prácticas, que suponen el 50% de su cocina.

El chef Ángel León (Aponiente)

El valedor del plancton como un ingrediente más de la cocina, un logro que le ha valido dos estrellas Michelin y fama mundial, no es el propietario del piso, sino que solo lo alquila. El verdadero dueño es un hombre llamado Carlos Hernanz, que asegura sentirse engañado: “Han convertido mi piso en un cuartel”. Hernanz explica que la propiedad tiene 198 metros cuadrados y dispone de 5 habitaciones y 3 cuartos de baño, y se encuentra en el casco urbano de El Puerto de Santa María, a dos kilómetros del restaurante.

El propietario asegura que la persona que le alquiló el piso le dijo que no iba a meter a más de diez personas en él. Pero a los pocos días de firmar el contrato, vio como empezaron a instalar literas en el comedor, en el salón y en los pasillos.

El mismo medio revela que en la actualidad hay 16 personas viviendo en él. Se trata de un grupo de ‘stagiers’ procedentes de Perú, México, España y Japón, que trabajan gratis durante un periodo que va desde los 3 a los 10 meses. 

El piso tiene un precio mensual de 550 euros, muy por debajo de lo que suele costar en la provincia de Cadiz una vivienda similar. La razón de la rebaja es que no está en las mejores condiciones, ya que necesita una reforma: tiene desconchones en la pared, cables de luz a la vista, electrodomésticos más que amortizados y grifería que pierde agua en un baño.

Por su parte, el menú degustación en Aponiente es de 205 euros con la posibilidad de maridarlo con vinos por unos 90 euros. Es decir, con una cena para dos Ángel León ya puede pagar un mes de alquiler a 22 becarios. Puro glamour.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines