Pensamiento Gabilondo

Antonio Ruiz Valdivia
·Jefe de Política de 'El HuffPost'
·2 min de lectura
Gabilondo (Photo: FLICKR / PSOE)
Gabilondo (Photo: FLICKR / PSOE)

Tiene a sus viejos amigos junto a la librería. Marco Aurelio, Kant, Hegel, Séneca, Platón… Cuando necesita respuestas, vuelve a los clásicos. Le han acompañado toda la vida, siente que le hablan de cualquier época y de cualquier momento. Estira la mano por estantería y pasea por esos lugares en los que ya ha estado, a los que siempre recurre, los que le rodean desde hace años en su casa.

Pero Ángel Gabilondo apenas tiene tiempo para estar en casa estos días. Madrid es pleno terremoto político, plena vorágine. Sólo le quedan unos minutos al día para poder zambullirse entre letras, aunque siempre tiene a mano un libro en el cuartel general de su candidatura en la calle Ferraz. Engulle algo de poesía entre mitin y mitin.

Allí está desde bien temprano, confiesan en su entorno. Entrevistas, papeles para preparar los actos, llamadas, conversaciones con su equipo.. Y, rápido, a la calle y a la carretera. El aspirante socialista y los suyos tienen una obsesión, como comenta fuentes cercanas: “Movilizar, movilizar, movilizar, movilizar”

Su gran misión ahora es movilizar al electorado progresista

Desde su candidatura, lo recalcan: “Hay partido, hay, hasta el último minuto. La cosa está muy empatada, el PP salía pensando que iba a ser un paseo militar, y no lo va a ser”. Las encuestas vaticinan una holgada victoria de Isabel Díaz Ayuso, pero los bloques están casi igualados. Todo se va a jugar por uno o dos escaños, el factor de los 20.000 votos como señalan muchos socialistas.

Para eso necesitan que sus apoyos salgan de sus casas (el electorado socialista, junto al de Cs, es el menos movilizado, según el CIS, frente a una derecha con una previsión de participación de más del 90%). Las elecciones serán un martes, algo que lo “complica un poco”, explican en el equipo de Gabilo...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.