Encuentran por casualidad en un armario el testamento de un banquero italiano que legó todo a los ancianos

M. J. Arias
·2 min de lectura

Hace ya meses que Carlo Cesare Badagnani, residente en Piacenza (Italia), fallecía a los 87 años de edad víctima del COVID. Fue durante la primera ola del coronavirus que con tanta dureza azotó al norte del país transalpino. Después, casi por casualidad, según revela el diario Libertà, encontraron en un armario de su casa un testamento manuscrito en el que deja todo su dinero y sus propiedades a los ancianos de su querida ciudad.

Cuentan en las crónicas locales quienes le conocieron que Badagnani era un hombre “tranquilo, sobrio, muy devoto”. Nunca se casó y no tiene hijos a quienes dejarles el patrimonio de toda una vida de trabajo y ahorro. Siempre dividió su tiempo entre su labor como banquero y su voluntariado en una de las parroquias de la ciudad, donde sus padres también habían colaborado en vida. De hecho, según recoge la agencia italiano Ansa, su padre fue sacristán.

La historia de su generoso gesto era contada la mañana de este jueves por el citado diario, que ha especificado que el hallazgo del testamento se hizo aproximadamente un mes después de su fallecimiento.

Este estaba en un armario, guardado. Una hoja de papel blanco en la que el exbanquero octogenario dejó escrito de su puño y letra, en apenas diez líneas, que todo lo suyo quería que fuese destinado a las penosas mayores, a su cuidado. La había guardado tras redactarlo en una bolsa de plástico para evitar su deterioro.

Según ha trascendido la herencia está valorada en alrededor de tres millones de euros entre el dinero en metálico que poseía, títulos de Estado que acumulaba y un edificio completo con seis apartamentos del cual era propietario. Estas viviendas, añade la prensa local, se encuentran a solo unos metros de su iglesia, Corpus Domini.

Don Giuseppe Basini, presidente de la residencia de ancianos que se beneficiará de este acto de generosidad, Pio Ritiro Cerati, ha recibido con la noticia como “una señal de la providencia”. Allí atienden a ancianos autónomos y parcialmente autosuficientes. En un principio la noticia fue recibida con sorpresa. Dicen que se quedaron atónitos. Pero, una vez procesada, lo han calificado como “un gesto de altruismo”.

En Italia, informa la agencia Reuters, el número de fallecidos por coronavirus desde que comenzó la pandemia supera los 92.700 con casi 2,7 millones de contagiados. En las últimas tres semanas la media diaria de fallecimientos ha descendido en 120 personas.

EN VÍDEO | Abre centro de vacunas para 3.000 personas en aeropuerto romano de Fiumicino