El peligro que representa que Anabel Pantoja publique un manual fitness para curvis

Nuria Hernández
·8 min de lectura

Han leído bien y no se trata de una broma pesada. Anabel Pantoja acaba de lanzar al mercado un libro, sí, un libro. Además, se trata de un manual para curvis. “En estas páginas comparte su particular visión para mantenerte en forma y ser feliz tengas el cuerpo que tengas”, explican en la web de la editorial. “El plan de Sálvame para curvys -que así se titula el libro- se basa en la exitosa sección de la autora en el programa de Telecinco y cuenta con ejercicios, retos, consejos, alimentación y recetas al más genuino estilo Anabel Pantoja”, añaden.

MADRID, SPAIN - SEPTEMBER 30: Anabel Pantoja attends the Yves Saint Laurent fragrance 'Libre' presentation on September 30, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)
MADRID, SPAIN - SEPTEMBER 30: Anabel Pantoja attends the Yves Saint Laurent fragrance 'Libre' presentation on September 30, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)

Esto no pasaría de ser otro libro ‘escrito’ por una famosa, como en su día pasó con Belén Esteban (su libro contaba su propia vida y fue un éxito de ventas) o hace unos meses con Tamara Gorro (sí, mamá molona también tiene su propia publicación), si no fuera porque se trata de un libro que supuestamente habla de cómo llevar una vida más sana por parte de una persona, la sobrina de Isabel Pantoja, que no es ni una experta en nutrición ni tiene ninguna base para hacerlo. ¿Supone un peligro para las chicas más jóvenes seguir a una ‘influencer’ como la prima de Kiko Rivera? Evidentemente sí. No hay ninguna duda.

Solo tenemos que recordar lo que sucedió cuando durante el confinamiento, Sálvame lanzó una sección, según la editorial “con gran éxito”, en la que Anabel Pantoja daba ‘clases’ para mantenernos en forma durante el encierro. Hasta el propio Jorge Javier Vázquez tuvo que ponerse serio y advertir a los espectadores que no siguieran la clase y que no se tomaran en serio ninguno de los ejercicios propuestos por la colaboradora de las tardes de Telecinco. Algunos colaboradores se echaron las manos a la cabeza al ver a la joven hacer sentadillas, flexiones y otros muchos ejercicios sin tener ni idea con el consecuente peligro de que si alguien los hacía como ella, podría lesionarse de manera importante. Rafa Mora fue uno de los que criticó a su compañera y aseguró, no era difícil solo con verla, que no tenía ni idea y que podía suponer un peligro si alguien en su casa hacía lo que ella decía.

Sus clases de ‘gimnasia’ hicieron que muchos en las redes sociales criticaran al programa y pidieran que fuera un entrenador ‘de verdad’ el que diera esas miniclases, algo para lo que hay mucha gente preparada como se demostró en el estado de alarma con entrenadores personales de muchos famosos que pusieron su conocimiento a disposición de todos y de manera gratuita en Instagram.

Anabel Pantoja se ha convertido en un ejemplo a seguir por muchas jóvenes que ven en ella a una mujer sin complejos, que eso está fenomenal, y que presume sin problema de su talla XL en las redes sociales. Pero la sobrina de la tonadillera no siempre ha estado orgullosa de sus ‘curvis’. De hecho, en el año 2013, la joven se sometió una intervención en la que le pusieron un anillo gástrico gracias al cual perdió unos cuantos kilos. Aunque ella siempre ha dicho que el peso no la ha acomplejado, lo cierto es que con 18 años pesaba unos cien kilos, algo nada saludable para nadie. “Me daba vergüenza ir a la playa o ir a comprar ropa, porque tenía que ir a comprarla a tiendas de señora donde se vestía mi madre. De hecho, mi madre, tenía menos talla que yo en su día", dijo. "Antes vivía con mi abuela, que tenía su casa en un segundo piso sin ascensor, y lo pasaba fatal", comentó haciendo alusión a su sobrepeso que le impedía hacer una vida normal.

“Yo comía por dos personas. Llegó un momento en que me miraba en el espejo y decía: ¿dónde voy a la calle así? ¿Quién se va a fijar en mí? Mi inseguridad era que había gente que, por supuesto, tenía mejor cuerpo, mejor cara, mejor todo”, explicó Anabel en una entrevista en el Deluxe. Porque no es una cuestión simplemente de estética, aquí estamos hablando ya de salud. En 2019, Anabel volvió a reajustarse la banda gástrica para recuperar ‘su peso ideal’. "Al principio, solo tomaba líquidos y perdí unos 10 kilos. En cuatro años he perdido 30", reveló entonces.

Y es que Anabel, que hoy trata de dar lecciones de nutrición, siempre ha dicho que no le gustan ni las verduras ni la fruta. "Nunca he comido bien, me gustan poco las verduras y la fruta... Comía mucho dulce. Además, nunca he hecho deporte", explicaba. “No tengo voluntad, y ahora que me veo bien, aún me cuesta trabajo mantener la línea y no engordar", reconocía en MtMad. "Decidí ponerme el anillo porque, después de barajar hacer una dieta natural con una nutricionista o someterme a una reducción de estómago o ponerme un balón gástrico, me decanté por el anillo", continúa narrando. ¿En serio alguien que dice estas frases puede escribir un libro de autoayuda para llevar una vida más saludable? "Como tengo mucha ansiedad, me voy a dejar la banda gástrica siempre puesta", dijo Anabel.

La prima de Chabelita llegó a participar en un reto de Sálvame para perder peso de manera saludable. Tuvo un entrenador personal, un nutricionista y un psicólogo a su alcance para conseguir sobre todo, según ella, con su adicción al chocolate. ¿Te metes a un reality para eso? ¿Esa es la imagen que hay que dar a los jóvenes? ¿En serio es un ejemplo a seguir? Hay muchos jóvenes con problemas de alimentación con los que no hay que banalizar ni frivolizar. Anabel hasta ha contado sus problemas con las pastillas para dormir para controlar su ansiedad pero en lugar de ingresar en una clínica y contar con médicos que la apoyen y la hagan salir de ese pozo, fue al Deluxe a contarlo previo pago de su importe, claro. “Me da miedo pensar hasta dónde puedo llegar. Si me da por salir de casa o coger el móvil, como ese día que hice ese famoso directo. Ese fue un momento crítico. Nunca he ido a un profesional y siempre decía mañana será otro día. Soy dependiente y no me da vergüenza, lo que quiero es enfrentar”, confesaba, pero verdaderamente luego no hemos sabido nada sobre el supuesto tratamiento al que se iba a someter.

Está muy bien reírse de uno mismo, no tener complejos y presumir de cuerpo real en las redes sociales, y eso nadie se lo debería de criticar a Anabel Pantoja, faltaría más. Pero que escriba un libro de autoayuda tratando de dar consejos a los más jóvenes según el estilo de vida que ella misma se ha encargado de proclamar a los cuatro vientos en sus redes sociales es cuanto menos peligroso para la gente que sin ningún tipo de conocimiento de lo que es llevar una vida sana trate de hacer lo que ella hace (o lo que nos enseña que hace). Si ya nos pareció bochornoso que en Puesta a Panto invitara a los espectadores a hacer ejercicio de manera errónea y perjudicial para salud, ahora que escriba un libro sin tener ni idea ni de nutrición, ni de vida saludable, no es de recibo.

El mensaje que dan muchos famosos en las redes sociales es muy peligroso. Hay decenas de ellos que apuestan por una vida saludable, como Cristina Pedroche (que además de comer sano practica Yoga y hace deporte casi a diario) o Paula Echevarría (que cuenta con un entrenador personal), y no tratan de dar lecciones ni ser ejemplo de nada porque no son profesionales de esas disciplinas. Ellas se ponen en manos de la gente que se dedica a eso y los recomiendan en Instagram. Porque no todo vale y menos cuando hablamos de la salud de los más jóvenes que se sienten influenciados por personajes de relevancia social. Dejemos a los que saben de nutrición y de ejercicio hacer su trabajo, y que las Anabel Pantoja de turno sigan haciéndonos reír con sus bailes en Tik Tok, que eso, de momento, no supone ningún riesgo para nuestra salud.

Más historias que te pueden interesar: