Ana Julia se niega a colaborar con los agentes en la investigación de la muerte del pequeño Gabriel

Redacción El HuffPost / Agencias

Hermética, poco colaboradora, fría. La principal sospechosa del asesinato del pequeño Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada, se está negando a colaborar con las autoridades, según ha confirmado el propio ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una entrevista en RNE.

Zoido ha sido preguntado por las informaciones que apuntan que Ana Julia Quezada, la que era pareja del padre de Gabriel, no colaboró ayer en la inspección ocular tanto en la finca de Rodalquilar como en el piso de Vícar donde fue arrestada el domingo. Según el ministro, "por lo que ha oído", su actitud va "en esa línea" de nula colaboración.

Pincha aquí para escuchar el audio en la web de RTVE

Ana Julia ha pasado su segunda noche en los calabozos de la Comandancia de Almería, donde es probable que se agoten las 72 horas de plazo legal antes de que pase a disposición del juez.

Zoido ha pedido confianza en los especialistas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, cuya cúpula de mando se ha desplazado a Almería, por ser los "mejores" en las labores de recabar pruebas sobre la muerte de Gabriel Cruz al objeto de ponerlas a disposición judicial.

El ministro ha pedido calma a los vecinos y que se deje trabajar a la UCO en una investigación que sigue bajo secreto de sumario.

Dicho esto, ha insistido en su confianza plena en la UCO. "Está con los mejores y los mejores saben qué hacer para obtener las pruebas. Tienen el pleno respaldo del ministro. Sabrán terminar la investigación", ha señalado Zoido. El ministro ha desvelado que ha hablado con el jefe de la UCO, coronel Manuel Sánchez Corbí, y que el director de la Guardia Civil se ha entrevistado este martes con los investigadores en la Comandancia de Almería para reiterar su agradecimiento.

Zoido ha reconocido que, al igual que en otros casos de desapariciones con desenlace trágico como el de la joven Diana Quer, los investigadores de la UCO y de otras unidades especializadas están muy afectados por la muerte del niño de ocho años Gabriel Cruz.

Sigue leyendo en El HuffPost