Ana Obregón: primeras palabras tras fallecer Aless Lequio: "Se apagó mi vida"

Ana Obregón "Se ha apagado mi vida" tras morir Álex Lequio (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)


Aless Lequio, hijo de la presentadora Ana Obregón ha fallecido a los 27 años tras una larga batalla contra el cáncer. Estas son las primeras palabras de su madre tras la desgracia.

Ana Obregón siempre ha sido dicharachera y ha jugado el papel de mojigata cuando, en realidad, alejada de los focos ha sido y es una mujer madura, fuerte, inteligente y, sobre todo, buena madre.

El miércoles 13 de mayo la vida le daba a Ana García Obregón el peor palo de su vida. Contra natura y habiendo dejado la piel en su lucha, su hijo Aless Lequio fallecía a causa del cáncer que arrastraba hacía dos años.

Con tan solo 27 años, Álex deja completamente rota a su madre, siendo él hijo único y teniendo una unión irrompible desde bien pequeño, ya que fue Ana quien siempre le había criado tras separarse de su padre, Alessandro.

Ana se había trasladado a Barcelona en plena crisis del Covid-19 para acompañar a su retoño en la nueva tirada de quimioterapia que llevó a cabo en la ciudad Condal. Hacía un mes que le acompañaba a diario en este amargo camino que no ha tenido final feliz.

Obregón es muy consciente de su peso como personaje público en España y ha tenido la voluntad de compartir una fotografía junto a su hijo justo al día siguiente de su fallecimiento. Cuando las fuerzas le fallan, Ana ha escrito junto a la hermosa imagen de ambos siendo felices: “Se apagó mi vida”.



No existe frase más desgarradora ni, quizá, dolor más profundo que el de perder a un hijo. La fotografía ha recibido muchísimos comentarios de apoyo a esta madre entregada que atraviesa el peor momento de toda su vida personal y familiar.

Anita siempre ha estado junto a Aless y más si cabe desde que este enfermó y ambos viajaron juntos a Nueva York para ofrecerle el mejor tratamiento posible a su criterio. El padre, Alessandro, iba puntualmente a verle dado que tenía obligaciones laborales que mantener, pero Ana lo dejó todo por estar junto a su único hijo.

Ahora la presentadora se enfrenta a días, semanas, meses y años muy complejos en los cuales el recuerdo de Aless estará siempre presente tanto para ella como para toda su familia y es que Ana había anulado su vida para dedicársela a él y, ¿qué gesto de amor es más grande que este? Ninguno, desde luego.

Su vida se ha apagado pero, quiero pensar, que cuando pase esta oscuridad del luto y del dolor del adiós eterno a un hijo de 27 años, Ana logrará vivir con ello y la volveremos a ver sonreír con esa visión optimista que siempre ha tenido y que contagió por completo a Aless Lequio durante la lucha contra la enfermedad que terminó perdiendo.


Más historias que te pueden interesar 

La emotiva despedida de Clemente Lequio a su hermano, Álex Lequio 

Las emocionantes palabras que Antonia Dell'Atte ha dedicado a Álex Lequio 

Alessandro y Álex Lequio, la unión incondicional de un padre y su hijo