Ana de Armas y el compromiso que hizo en la tumba de Marilyn Monroe

·3 min de lectura

A la hora de interpretar un personaje real querido, muchas actrices y actores huelen de lejos la oportunidad de lucir como nunca sus habilidades en pantalla, conectar con los espectadores, destacar en la temporada de premios y llegar triunfante a la gala de los Oscar. Y cuando se trata de dar vida a alguien de la talla de Marilyn Monroe no iba a ser menos, como bien acaba demostrar Ana de Armas.

La actriz cubano-española interpreta a la mítica protagonista de Los caballeros las prefieren rubias en Blonde, el biopic de Netflix basado en la novela de Joyce Carol Oates que llega al servicio de streaming el próximo 30 de septiembre. Y como bien ha contado durante su promoción, para adentrarse en su persona adquirió un compromiso bastante inaudito.

Ana de Armas en la premiere de 'Blonde' en el Festival de Cine de Venecia (Foto: Axelle/Bauer-Griffin/Getty Images)
Ana de Armas en la premiere de 'Blonde' en el Festival de Cine de Venecia (Foto: Axelle/Bauer-Griffin/Getty Images)

En una entrevista con la revista AnOther, la actriz de Sin tiempo para morir contó que ella, junto al resto del equipo de Blonde, se acercaron hasta la tumba de Marilyn a mostrar sus respetos antes de adentrarse en la producción de la cinta. Pero no solo eso, puesto que con este acto buscaban, de cierta forma, pedir permiso a la actriz para ejecutar esta película sobre su vida.

“Recibimos esta gran tarjeta, y todos en el equipo le escribieron un mensaje”, empezaba relatando De Armas sobre como gestionaron esta muestra de respeto a Marilyn. “Luego fuimos al cementerio y lo pusimos en su tumba. De alguna manera, estábamos pidiendo permiso. Todos sentían una gran responsabilidad y estábamos muy conscientes del lado de la historia que íbamos a contar: la historia de Norma Jeane, la persona detrás de este personaje, Marilyn Monroe. ¿Quién era ella realmente?”.

Aunque el compromiso de Ana de Armas fue mayor, porque, según narra, intentó que el peso emocional de esta mítica figura del cine permaneciera en ella incluso detrás de las cámaras. Su intención siempre fue encarnar “sus sentimientos, su viaje, sus inseguridades y su voz”, por lo que huyó por completo de la idea de “imitar” los gestos que acostumbrábamos a ver a Monroe y se aferró a su parte más interna, lo que también llegó a tocar sus propios sentimientos.

“No me malinterpreten, me divertí mucho”, dijo de Armas sobre interpretar a Monroe. “De ninguna manera estuve en el personaje durante nueve semanas, no entre tomas, no en mi hora de almuerzo. Yo era Ana. Pero, ¿emocionalmente? El peso de eso se quedó conmigo con seguridad”, continuaba. “No había forma de desconectarme porque llegaba a casa y estudiaba para el día siguiente y luego Andrew estaba al teléfono hasta la medianoche”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Esta estrategia, que puede recordar a la campaña extrema al Oscar que Lady Gaga realizó el pasado 2021 por interpretar a Patrizia Reggiani en La casa Gucci, le hizo sentir que la presencia de Marilyn estaba con ella en el set de rodaje y que “aprobaba” su trabajo, pero mantenerse tan cerca de su persona también se tradujo en otros efectos, como el soñar con ella por las noches.

“Me iba a dormir y soñaba que tenía largas conversaciones con ella, o pequeñas cosas, como una vez que estábamos eligiendo de color sería un jarrón en el que pondríamos unas flores”, dijo de Armas. “No quiero que parezca que estoy diciendo, 'Marilyn y yo estábamos conectados', en absoluto. Pero pensaba tanto en ella que algunos días iba a casa a cenar y mientras lavaba los platos empezaba a sollozar, llorar y llorar, porque tenía una sensación terrible: sabía que no podía solucionarlo”.

Desde luego, un compromiso inaudito propio del ímpetu que suele acompañar a proyectos de la talla de Blonde y a interpretes que buscan hacerse con un preciado Óscar. Y aunque este biopic sobre Marilyn Monroe no haya obtenido un gran consenso crítico tras su estreno en el Festival de Cine de Venecia, en lo que sí parecen estar de acuerdo todos los que la han visto es que Ana de Armas es una de las principales candidatas a hacerse con la estatuilla dorada el próximo 2023. Y el próximo 30 de septiembre tendremos la oportunidad de comprobarlo de primera mano con el estreno de la cinta en Netflix.

Más historias que te pueden interesar:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO:De ser protagonista de 'Cuenta conmigo' a dar un vuelco a su vida profesional