Ámsterdam quiere acabar con sus famosos coffe shop para turistas

·3 min de lectura

Durante muchos años los coffe shop han sido uno de los grandes reclamos turísticos de Países Bajos. En estos locales, los visitantes pueden consumir legalmente drogas suaves como es el caso del cannabis y esta situación ha convertido al país en un destino muy popular en el continente europeo.

Sin embargo, estos locales pueden tener los días contados en Ámsterdam para los turistas si prospera la iniciativa de la alcaldesa Femke Halsema.

Un coffe shop en las calles de Ámsterdam (Getty Creative).
Un coffe shop en las calles de Ámsterdam (Getty Creative).

La intención de la regidora es prohibir que los no residentes hagan uso de este tipo de establecimientos, con el objetivo de reducir la delincuencia y evitar las molestias que el consumo de sustancias están generando en el centro de la ciudad.

Halsema ha recordado que algunos coffe shop se utilizan para el lavado de dinero a gran escala, tal y como señala DutchNews. Prohibir la entrada de turistas haría que el consumo de cannabis en la ciudad descendiera y la capital holandesa sería un mercado menos interesante para el crimen organizado.

Además, haría la vida más fácil a los residentes del centro de la ciudad, ya que se reducirían las enormes masificaciones que se suelen producir y el ruido.

Cabe señalar que según los investigadores locales apenas hacen falta 66 establecimientos de los 166 cafés actuales que hay hoy en día para satisfacer la demanda de los residentes, por lo que estamos hablando de una reducción de más de la mitad de los establecimientos.

Cerrar exclusivamente las cafeterías que están involucradas en actividades delictivas requiere mucho tiempo y es un proceso complicado, por lo que la regidora se apoya en un informe policial publicado este mismo año en el que se recomendaba la prohibición temporal de acceso a los turistas, ya que se considera inevitable para intentar recuperar el control del mercado de drogas blandas.

Desde los años 70 ha proliferado el turismo de cannabis en Ámsterdam. (Getty Creative).
Desde los años 70 ha proliferado el turismo de cannabis en Ámsterdam. (Getty Creative).

Es el segundo intento que Halsema hace por sacar adelante esta limitación y conseguir que Ámsterdam deje de tener un turismo de cannabis. La anterior vez, en enero de 2022, no consiguió aprobar la legislación. Y es que uno de los grandes temores es que el negocio se traslade de los locales a las calles.

También está el debate de cómo puede influir esta decisión al turismo. En 2019 la capital holandesa fue una de las ciudades más visitadas del mundo, recibiendo 8,84 millones de visitantes.

Pero un informe estadístico del año 2020 del propio ayuntamiento mostró que los coffe shop son una piedra angular para los turistas de entre 18 y 35 años en su decisión de visitar el país. Así, dos tercios de los encuestados señalaron que eligen Ámsterdam por el consumo de cannabis y que dejarían de hacerlo si hubiera restricciones en estos establecimientos.

Por tanto, Ámsterdam debe decidir qué tipo de turismo quiere en el futuro. El de las drogas blandas ha demostrado ser muy lucrativo, pero ha tenido consecuencias muy negativas para los residentes. Está por ver si Halsema consigue sacar adelante el proyecto y la ciudad afronta una nueva época.

EN VÍDEO I Un timelapse precioso del viaje de un barco por Holanda destapa su asombrosa red de puentes levadizos

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente