La ampliación de la OTAN vuelve a dividir al Gobierno y a alejar a sus socios

·3 min de lectura

Madrid, 15 sep (EFE).- La ampliación de la OTAN con las peticiones de adhesión de Suecia y Finlandia, que hoy se vota en el Congreso, volverá a dividir al Gobierno de coalición y a alejar al PSOE de sus socios parlamentarios.

Una división que no sólo se hará patente con la abstención de Podemos y el voto favorable de los socialistas sino que también reabre la grieta que en algunas ocasiones aparece entre la formación morada e Izquierda Unida.

El pleno del Congreso debate y vota este jueves el protocolo al Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre las peticiones de adhesión de Suecia y Finlandia y en esta ocasión se aprobará con los votos favorables de PSOE, PP, Vox, Cs, PNV y PDeCAT, entre otros.

Algunos de los aliados parlamentarios de Pedro Sánchez, como ERC, EH Bildu, Más País o Compromís han decidido abstenerse junto con Podemos argumentando que no se puede votar en contra de las peticiones soberanas de estos dos países.

"Todo el mundo sabe lo que pensamos de la OTAN pero al mismo tiempo es un tema que afecta a la soberanía de Finlandia y Suecia", recalcaba esta semana el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, mientras que ERC y Bildu señalan una justificación similar.

"No nos podemos posicionar acerca de las decisiones que toman legítimamente las respectivas soberanías de esos países", comentan a EFE fuentes del grupo republicano.

Y es que el protocolo de adhesión a la OTAN solicitado por Suecia y Finlandia debe ser ratificado por los diferentes parlamentos de los países miembros de la Alianza, tal como ya ha hecho por ejemplo el Congreso de EEUU el pasado 9 de agosto cuando con esa firma se convirtió en el vigésimo tercer país de la OTAN en ratificar la entrada de Finlandia y Suecia.

Son treinta los miembros de la OTAN, y se convertirán en 32 con estos dos nuevos países.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha restado importancia a la división entre PSOE y Unidas Podemos frente a la ampliación de la OTAN y recientemente ha señalado que "tanto Suecia como Finlandia están muy agradecidos con la rapidez con la que España está respondiendo a lo que es no una demanda del Gobierno español, sino una solicitud de ambos gobiernos (europeos)".

Dentro del grupo parlamentario de Unidas Podemos se ha debatido intensamente los diferentes posicionamientos y hoy no se descarta que los diputados de IU puedan votar en contra.

Ante la Cumbre de la OTAN celebrada en Madrid la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, dejó claro que está comprometida con el pacto de Gobierno en torno a la Alianza Atlántica, pero otros exdirigentes morados como el que fuera secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago, acudió a manifestarse contra aquella cumbre.

"Que nadie se sorprenda porque el Partido Comunista Español apoye la solución de los conflictos, pida la disolución de las alianzas militares y pida la construcción de alianzas de paz", dijo Santiago hace pocos meses como secretario general del PCE.

Por otra parte, las relaciones entre IU y Podemos no atraviesan su mejor momento debido a las tensiones entre ambas fuerzas en Andalucía, arrastradas desde las negociaciones de la coalición para las elecciones de junio, y que ahora se han agudizado por la decisión de Izquierda Unida de sustituir a la diputada morada en la Mesa del Parlamento andaluz por la de Más País.

No obstante, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha asegurado que funcionan con normalidad entre las confluencias y que ese choque entre los dos partidos no se ha trasladado al grupo parlamentario.

(c) Agencia EFE