Amparar a quien quiere fusilar a 26 millones de españoles sale gratis

·3 min de lectura
Los diputados de Vox, Javier Ortega Smith y Macarena Olona, se hacen un selfie en el Congreso. (Photo by Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)
Los diputados de Vox, Javier Ortega Smith y Macarena Olona, se hacen un selfie en el Congreso. (Photo by Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)

España es ese país en el que PP y Ciudadanos no están dispuestos a apoyar un pacto presupuestario que incluya, como socios, a los miembros de Bildu por considerar que "son los herederos de ETA" cuando ETA hace años que desapareció y los diputados nacionales han dado indudables muestras de condena al terrorismo. Pero sí que se aferran a Vox para mantener a flote sus gobiernos regionales de Madrid, Andalucía y Murcia cuando la extrema derecha ampara a las decenas de altos mandos retirados del Ejército que fantasean con golpes de Estado. "No queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta", señaló en un chat el antiguo general de división Francisco Beca, quien no dudó, además, en escribir una carta al Rey acusando al Gobierno de amenazar la seguridad nacional.

Vamos a repasarlo detenidamente. ¿Quién amenaza más la seguridad nacional?

  1. - ¿Un gobierno de coalición por sacar adelante la ley de Educación y los Presupuestos con la mayor cantidad y variedad de apoyos de las últimas décadas?

  2. - ¿Los cinco diputados de un partido nacionalista elegidos democráticamente en las urnas y sobre los que no pesa ninguna condena judicial por amagar con romper la unidad de España?

  3. - ¿O un partido de extrema derecha que alienta y protege "a su gente" que es la misma que amenaza de muerte con fusilamientos al 50% de la población española como berrinche por no tener los votos suficientes para gobernar el país?

La política de trincheras está bien hasta que se sobrepasan las líneas rojas. Y los partidos deberían reflexionar si deben seguir alimentando que la extrema derecha se crezca y sueñe con volver a implantar una dictadura en España.

El asunto circuló ayer en el Congreso de los Diputados durante el debate de las enmiendas a las partidas correspondientes al Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática sin que PP ni Cs decidieran, al menos, apercibir a Vox. Porque por mucho que su portavoz, Macarena Olona, se desvinculó del chat destapado por Infolibre, inmediatamente se enorgulleció de quienes fantasean con matar a uno de cada dos españoles. Como si la amenaza no fuese lo suficientemente grave para anteponerla a los intereses partidistas.

Esta mañana el Ministerio de Defensa ha puesto en conocimiento de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid el contenido del chat con el que los militares buscaban “un efecto cascada para presionar al Rey”. En su escrito, Defensa considera que corresponde al Ministerio Fiscal investigar la "eventual relevancia penal" de la conversación privada entre militares ya retirados, "en defensa de la legalidad". Y subraya su voluntad de "salvaguardar la honorabilidad y la pública estimación de las Fuerzas Armadas y de los hombres y mujeres que las integran".

Tirando de hemeroteca, es probable que todo acabe en nada, o en un simple apercibimiento a estos militares por estar ya retirados. ¿Pero qué hay de la responsabilidad política de amparar a quienes promueven un golpe de estado para después fusilar los 26 millones de españoles que no votan a la derecha? ¿Eso también sale gratis?

En vídeo | “A por ellos, oé”: el grito de los simpatizantes de Vox a sus diputados antes de la moción de censura a Sánchez

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente