El concepto de masculinidad tradicional es perjudicial mental y físicamente, advierte la Asociación Americana de Psicología

La American Psychological Association tiene ya más de un siglo de historia a sus espaldas y por primera vez en sus 127 años ha publicado un documento público con diferentes pautas y guías para ayudar a los psicólogos a abordar específicamente los problemas en varones.

En algo más de 30 páginas se dibujan las líneas fundamentales de la “práctica psicológica con niños y hombres”, prestando especial atención a los perjuicios que la ideología tradicional masculina puede acarrear y dejando una advertencia clara: “Se ha demostrado que la ideología tradicional masculina limita el desarrollo psicológico de los hombres, restringe su comportamiento, da como resultado tensiones y conflictos de rol de género e influye negativamente en la salud mental y la salud física”.

La APA publica un informe como guía para la práctica psicológica con niños y hombres | imagen Hdfondos

En el documento se define la “ideología tradicional masculina” como “una constelación particular de estándares que han prevalecido sobre grandes segmentos de la población, que incluyen: anti-feminidad, logros, evitar la apariencia de debilidad, y la aventura, el riesgo y la violencia”.

El informe también vincula esta ideología con la homofobia, la intimidación o el acoso sexual. Además, el documento viene acompañado de un video en el que se lucha contra determinados clichés como “los hombres no lloran”, “los niños no juegan con muñecas”…

A primera vista, el documento puede resultar innecesario. Al fin y al cabo, como señala Intramed, durante décadas la psicología se ha centrado en los hombres (especialmente los hombres blancos) y no parece que 30 páginas más puedan marcar gran diferencia. Sin embargo, con un simple vistazo a los datos y estadísticas podemos intuir que algo no está funcionando:

  • Los hombres cometen el 90 por ciento de los homicidios en EEUU
  • Representan el 77 por ciento de las víctimas de homicidios
  • Son el grupo demográfico con mayor riesgo de ser víctimas de delitos violentos
  • Son 3.5 veces más propensos que las mujeres a morir por suicidio
  • Los niños son mucho más propensos a ser diagnosticados con un trastorno de hiperactividad y déficit de atención que las niñas.
  • Enfrentan castigos más severos en la escuela, especialmente los niños de color

En 2007 la APA ya publicó unas Pautas para la Práctica Psicológica con niñas y mujeres, y 12 años después, parece lógico que ofrezcan un documento similar de guía para psicólogos enfocado a reconocer y abordar los problemas particulares en niños y hombres. El estudio publicado se basa en más de 40 años de investigación y su dictamen más notable es que la masculinidad tradicional es psicológicamente dañina y que la socialización de los niños para reprimir sus emociones causa un daño que se refleja tanto en lo interno como en lo externo.

El informe aborda el “poder” y el “privilegio” que los hombres tienen en comparación con sus contrapartes femeninas, pero señala que este privilegio puede ser una espada psicológica de doble filo. “Los hombres que se benefician de su poder social también están limitados por las políticas y prácticas a nivel de sistema, así como por los recursos psicológicos a nivel individual necesarios para mantener el privilegio masculino”, afirma el informe.

“Por lo tanto, el privilegio masculino a menudo conlleva un costo en forma de adherencia a las ideologías sexistas diseñadas para mantener el poder masculino que también restringe la capacidad de los hombres para funcionar de manera adaptativa”.

Referencias y más información:

Documento publicado por la American Psychological Association: “Guidelines for the Psychological Practice with Boys and Men

Tim Fitzsimons “American Psychological Association links ‘masculinity ideology’ to homophobia, misogyny” NBC News

Press Herald: “Concept of ‘traditional masculinity’ can be harmful, American Psychological Association says

Documento (2007) de la American Psychological Association: “Guidelines for the Psychological Practice with girls and women