Tras amenazas de corte de suministro, España aclara que no enviará gas argelino a Marruecos

·2 min de lectura

El gobierno español afirmó que no le suministrará a Rabat gas enviado por Argelia luego de que desde Argel insinuaran que interrumpirían el contrato si Madrid desviaba su abastecimiento "a un tercer destino". La relación entre Argelia y España se resquebrajó después de que el Gobierno español saliera de su neutralidad y respaldara el reclamo soberano de Marruecos sobre el Sahara Occidental.

Los lazos de España con Argelia, socio estratégico por ser un importante proveedor de gas, se tensionaron en las últimas semanas luego de que los ibéricos le dieran la derecha al reclamo de Marruecos por el Sahara Occidental, excolonia española y sobre la cual había mantenido una neutralidad histórica.

Si bien ese cambio de postura de Madrid apaciguó las desavenencias con Rabat, generó resquemores con Argel. En ese panorama, el gigante gasístico africano amenazó con romper su contrato de suministro entre la empresa estatal Sonatrach y España si este lo desviaba "a un tercer destino" fuera del convenio, en solapada referencia a Marruecos.

Por una ruptura diplomática, en noviembre pasado las autoridades argelinas suspendieron el traslado del gasoducto GME hacia España a través de Marruecos, dejando únicamente el paso de Medgaz.

No obstante, en febrero, los europeos se comprometieron a ayudar a Rabat a "garantizar su seguridad energética", lo que encendió las alarmas argelinas.

En ese marco, luego de que Madrid dijera que iba a "autorizar el flujo inverso" para abastecer a Marruecos, desde Argel advirtieron que cualquier enrutamiento del "gas natural entregado hacia un destino no previsto" sería tomado como un "incumplimiento de los compromisos contractuales", según notificó el ministro de Energía y Minas, Mohamed Arkab.

Empero, el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, aseveró que su país honrará lo pactado y afirmó que "jamás renunciará a su compromiso de asegurar el abastecimiento de gas a España".

El plan de Marruecos para abastecerse es comprar gas natural licuado en los distintos mercados internacionales, regasificarlo en el suelo español y llevarlo a su territorio por medio del gasoducto.

"En ningún caso el gas adquirido por Marruecos tendrá procedencia de Argelia", aclaró el Ministerio español para la Transición Ecológica. Además, desde esa cartera agregaron que "este mecanismo se habló con Argel durante los últimos meses".

España ha disminuido su dependencia del aprovisionamiento argelino desde un 40% hacia solo un 25%, pero los inconvenientes con los suministros de Rusia, los cuales buscan sustituir, le dan un valor agregado al producto norteafricano.

Los conflictos entre Argelia y Marruecos son de larga data y están ligados a la región del Sahara Occidental, donde Rabat se disputa la legitimidad del territorio con los independentistas saharauis del Frente Polisario, respaldado por Argel.

En los últimos meses, además del fuerte apoyo de España, calificado por el mandatario argelino como "inaceptable moral e históricamente", el Gobierno marroquí normalizó sus relaciones internacionales con Israel, a cambio de que Estados Unidos reconozca su soberanía en la zona de disputa.

Con AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente