Amenazada por la violencia, Santa Fe va a las urnas en difícil ronda para el Gobierno argentino

·4 min de lectura

La provincia, ubicada en el corazón del polo agroexportador de Argentina, será una pieza clave para determinar la futura conformación del Congreso en las elecciones del 14 de noviembre. Con tasas de homicidio que duplican la media nacional, la inseguridad se impone como tema transversal de la campaña.

La campaña hacia las próximas elecciones legislativas en Argentina, que tendrán lugar el 14 de noviembre, se vive con particular apatía en Santa Fe, tercera provincia más poblada del país y responsable del 10,3% de su economía: por sus puertos sale el 40,2% de las exportaciones nacionales.

El súbito incremento de la violencia urbana se impone como tema excluyente de la agenda y margina la actividad de los candidatos, que no logran conectar con las necesidades de sus 3,5 millones de habitantes, la mitad de los cuales viven en Rosario y Santa Fe, dos ciudades cuya tasa de homicidios triplica la media nacional. En este marco, se descuenta una victoria de la oposición, que tiene a una expresentadora televisiva como principal candidata.

Santa Fe es uno de los ocho distritos que además de diputados, recambian sus legisladores en el Senado; ámbito que hasta aquí viene conduciendo sin sobresaltos la expresidenta y hoy vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. En la actual conformación de la Cámara Alta, la provincia posee dos representantes de la coalición oficialista Frente de Todos (FdT) y uno de la alianza opositora Juntos por el Cambio (JxC).

Todas las proyecciones indican que en el comicio venidero se repetirán los resultados de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del pasado 12 de septiembre, lo que invertiría esa composición.

Lo que ocurra en Santa Fe será determinante en función de la posibilidad cierta de que el oficialismo quede sin facultades para disponer del quórum propio en el Senado, ante probables desempeños negativos en otras cinco jurisdicciones. En tal caso, la situación se asimilará a lo que viene sucediendo en la Cámara de Diputados, donde el Gobierno requiere de alianzas transitorias para aprobar proyectos legislativos de su interés.

En las PASO, en Santa Fe, JxC resultó la fuerza más votada con el 40% de los sufragios, marginando al segundo lugar al FdT, que obtuvo el 30%. De repetir la performance de las primarias, la ganadora de la elección general será la candidata a senadora Carolina Losada, quien hasta mediados de año se desempeñó como periodista en señales televisivas de alcance nacional. Sin antecedentes en la actividad partidaria, Losada fue tentada a participar en política por una facción de JxC, resultando ganadora de las primarias entre cuatro listas.

El desafío de la seguridad

A diferencia de lo que sucedió en las PASO, donde la competencia interna obligó a los candidatos a una fuerte actividad, la campaña para la elección general transcurre con muy baja intensidad en Santa Fe.

Los principales candidatos esquivan los actos públicos, priorizan las publicaciones editadas en redes sociales y hasta escapan a la posibilidad de debatir. El escenario se presenta hostil para dirigentes que no saben cómo dar respuesta a la inseguridad, reclamo que atraviesa todas las clases sociales de la provincia.

El actual gobernador Omar Perotti -peronista aliado al FdT- llegó al poder con el lema "la paz y el orden", prometiendo encarrilar una situación que se complicó durante la última década. En el año 2020, la provincia tuvo una tasa de 10,5 homicidios por cada 100.000 habitantes, el doble que la media nacional (5,3). En Rosario y Santa Fe, los dos departamentos más poblados, el índice es aún peor: 16,42 y 15,77 respectivamente.

“La campaña electoral no logra salir del sopor. Es demasiado trascendente lo que ocurre en el día a día y los candidatos no logran atraer la atención”, opinó recientemente el columnista político Mauricio Maronna en 'La Capital', el medio más tradicional de la provincia.

Una prueba de ello es lo que le sucedió a Perotti y al intendente de Rosario Pablo Javkin el pasado miércoles 27 de octubre, cuando tuvieron que huir raudamente de una convocatoria en la que se exigía Justicia por un reciente crimen, tras recibir insultos de varios manifestantes. Javkin lidera una corriente interna del Frente Amplio Progresista, una coalición socialdemócrata que gobierna Rosario desde la década de 1990.

Si bien no existe una explicación única sobre el fenómeno de la inseguridad, hay un consenso generalizado en torno a dos posibles causas: la disputa territorial generada por el narcotráfico y la violencia interpersonal provocada por la marginalidad. Ambos factores se ven multiplicados en la actual crisis económica, que se siente particularmente en los dos principales aglomerados urbanos de la provincia: según las últimas estadísticas oficiales, en el Gran Rosario el 39,4% de la población es pobre y el 10,6% indigente, en tanto que en el Gran Santa Fe las cifras se ubican en el 50,5% y 10,4% respectivamente.

Aunque con un aumento paulatino dentro del conjunto nacional, la economía santafesina no hace más que acompañar el ritmo de la nacional, que desde 2018 se encuentra en recesión. La provincia representa hoy el 10,3% del Valor Agregado Bruto a nivel país, destacando tanto su especialización agroindustrial como su rol exportador.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente