En la Amazonía colombiana apuestan por cultivos que protegen la selva

En el departamento de Guaviare, más de 400 familias se dedicaron a proyectos amigables con el medio ambiente; sembrando frutos amazónicos como el seje y el azaí, cambiándose a la ganadería silvopastoril o reforestando el bosque. Esto hace parte del proyecto ‘Caminemos Territorios Sostenibles’, financiado por el Fondo Europeo para la Paz y liderado por Francia, que llegó a su fin después de cuatro años en Colombia.

Frutos amazónicos para frenar la tala de bosques. Esa es una de las apuestas de la asociación ComGuaviare, creada por jóvenes y compuesta por 50 socios productores en el departamento de Guaviare, que es la puerta de entrada a la Amazonía colombiana.

Ellos incentivan la siembra de seje, azaí o moriche para luego transformar los frutos en pulpa, en harina y en aceite que puede servir para la industria de cosmética. La idea en la que se basa el proyecto es que si las palmas que siempre han estado en la selva tienen un uso comercial, los campesinos no deforestarán. Además, esperan sembrar 30.000 árboles nativos, incluyendo el copoazú, un cacao amazónico.

Estos planes son de vital importancia ya que Guaviare fue el tercer departamento de Colombia con más deforestación registrada en 2021, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM). Allí, la tala para temas como la ganadería extensiva o los cultivos de uso ilícito se acercan cada vez más a los territorios protegidos como la reserva indígena de los Nukak-Makú. De hecho, el Parque Natural Serranía del Chiribiquete (declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad) fue el único parque nacional colombiano donde la deforestación aumentó en 2021 respecto al año anterior, al incrementar un 13%.

Unión Europea y Francia son los principales aliados

La propuesta de ComGuaviare es una de las 400 que respaldó Caminemos Territorios Sostenibles, un proyecto creado e implementado por la organización francesa ONF Andina y que fue financiado en gran medida por el Fondo Europeo para la Paz. Este es el mecanismo con el que los países de la Unión Europea y otros como Chile y Reino Unido apoyan la implementación del proceso de paz en Colombia.

‘Caminemos’, como le dicen coloquialmente en Guaviare, comenzó en 2018 y luego de cuatro años terminó sus operaciones. Pero sus enseñanzas, le sirvieron a Francia para pensar otro proyecto: TerrAmaz, que es la unión de las abreviaturas de territorios amazónicos.

TerrAmaz se adelanta en cinco territorios de cuatro países. Además de Guaviare, en Colombia; se incluyen el Parque Yasuní en Ecuador, Madre de Dios en Perú, Cotriguaçú y Paragominas en Brasil. El Gobierno de Francia invirtió en el proyecto 9,5 millones de euros como parte de los 100 millones que prometió Emmanuel Macron en 2019 tras los incendios de la selva brasileña.

Sonia Barby, jefe de misión adjunta de la Embajada de Francia en Colombia, le explicó a France 24 que los 100 millones de euros ya se invirtieron en el marco de la alianza para la preservación de selvas tropicales. En mayor parte, los recursos se destinaron para proteger la Amazonía, y en menor medida se invirtió en selvas en África.

En Colombia, TerrAmaz beneficia a 35 familias que, al igual que las que hicieron parte de ‘Caminemos’, buscan soluciones alternativas que les den un sustento económico sin deforestar el bosque Amazónico.