La estocada a la riqueza de Amancio Ortega: 18 años de alegrías que ahora le arrebatan 6.000 millones

Borja González
·4 min de lectura
A CORUNA, SPAIN - JULY 20:  Marta Ortega and Amancio Ortega attend during CSI Casas Novas Horse Jumping Competition on July 20, 2018 in A Coruna, Spain.  (Photo by fotopress/Getty Images)
Amancio Ortega junto a su hija Marta Ortega asistiendo a una competición de hípica en 2018. (Foto: fotopress/Getty Images)

La revista Forbes ha lanzado su ranking con las personas más ricas de varios países alrededor del mundo. En España, el dueño de la primera posición desde hace años, cosa que ya se ha convertido prácticamente en una costumbre, es Amancio Ortega, fundador de Inditex.

Sin embargo, este no es un año de celebración para el magnate del gigante gallego. Su fortuna ha sufrido un tijeretazo importante, de hasta 6.000 millones. Debido a la bajada en el ejercicio del último año, Ortega ha percibido 650 millones, correspondientes al 60% que posee aún de la compañía que fundó. Precisamente, es un 60% menos de lo que percibió en 2019.

Todos podemos pensar que el coronavirus es el principal motivo al verse las ventas muy afectadas, incluso el cambio de estrategia del grupo cerrando muchas de sus tiendas emblemáticas, lo que le ha enfrentado a varias administraciones municipales y provinciales. Pero la realidad es que la razón fundamental se encuentra en la Bolsa.

La empresa textil de Arteixo ha tenido un tropiezo bursátil serio en lo que va de año. La cotización en Bolsa de la multinacional está valorada en 29.760 millones menos que a principios de año. Eso ha hecho que la capitalización actual de Inditex sea de unos 68.000 millones, por los 98.018 millones del año anterior.

La pandemia causó estragos el primer trimestre del año en cuestión de ventas, pero ya en el segundo trimestre Inditex volvió a tener beneficios gracias a la venta online. Según los datos de su página web, la compañía ganó 214 millones de euros en el segundo trimestre (de mayo a julio) frente a los 409 millones de pérdida del primero. Por lo tanto, los resultados en Bolsa no dejan de ser preocupantes.

– Malas noticias 18 años después –

Inditex empezó a cotizar en la Bolsa española el 23 de mayo de 2001, una decisión que significó un punto de inflexión en el grupo.

Por aquel entonces, a cada acción se le atribuyó un valor de 14,7 euros y en la primera sesión ya obtuvo un repunte del 22%. La cosa prometía desde un principio para los inversores y la decisión enseguida se confirmó como un éxito rotundo.

Trece años más tarde, en 2014, Inditex llevó a cabo una división de sus acciones. conocido como split en jerga bursátil, de 5 a 1. A partir de entonces, cada acción pasaba a tener un valor de 3,58 euros.

La tendencia siempre ha sido ascendente hasta este año, por lo que desde su debut ha conseguido revalorizarse un 646%. Es la primera vez en 18 años que una decisión que tantas alegrías ha dado a Amancio Ortega le juega una mala pasada.

De hecho, Inditex se deja más del 23% desde comienzos del ejercicio a pesar de las buenas previsiones lanzadas por su presidente, Pablo Isla, durante la presentación de resultados de su segundo trimestre fiscal

– Panorama para los próximos meses –

A priori todo apunta a que en el cierre de 2020 los márgenes aguantarán, lo que supone un víspera ilusionante del 2021, que pinta mucho mejor.

Obviamente, el Plan Estratégico de la compañía sufre un reforzamiento para hacer frente a la pandemia, pero todo lo invertido desde 2012 con el objetivo de crecer digitalmente - 10.000 millones de euros - logrará sostener al grupo.

Es uno de los gigantes del sector más preparados para afrontar una situación como la que vivimos.

La clave del crecimiento estará fuera de Europa y EEUU, ya que el 70% de su negocio está concentrado en ambas áreas y el margen de desarrollo es menor. A la vez esto es lo que genera más dudas, puesto que otras compañías ya decidieron mucho antes que Inditex el centrar su producción en Asia y exportar desde allí al resto del mundo, por lo que están más asentados en mercados en lo que la empresa española no. Es el caso de H&M, uno de sus principales rivales.

En este sentido, Inditex siempre apostó por la sostenibilidad. Intentó desmarcarse de ese tipo de estrategias para producir en Europa con una proporción de fabricación externa inferior. Se prevé que mantenga buenos márgenes, pero es uno de los focos que están en el aire de cara al siguiente año.

El otro es su gran dependencia de ZARA, que significa el 71% de las ventas del grupo. Por aquí debe conseguir generar una relación diferente con su consumidor para ampliar su confianza a otras marcas de la compañía.

Si consigue estas dos últimas cosas y a ello se le suma una vacuna contra el coronavirus, Inditex volverá a repuntar en Bolsa.

VÍDEO | La Bolsa española recupera el nivel de los 6.900 puntos la última semana

Más historias que te pueden interesar: