Quién es Alvise Pérez y cómo ha llegado a ser tan influyente entre la derecha y denostado por la izquierda

M. J. Arias
·8 min de lectura
Alvise Pérez (Instagram)
Alvise Pérez (Instagram)

Tuitero provocador”, “todófobo”, “asesor de Toni Cantó que intoxica las redes con mentiras”… Son algunas de las palabras que se han utilizado para definir a Alvise Pérez, ex de Ciudadanos que desde hace un tiempo va por libre y que usa sus perfiles en las redes sociales, con cientos de miles de seguidores, para cargar contra la izquierda y dar alas al pensamiento de la derecha. También para lanzar acusaciones. Como la de este martes sobre Manuela Carmena, que lo ha convertido en tendencia en la red social de los 280 caracteres y por la que está recibiendo infinidad de insultos y reprimendas, incluida la de la aludida. Su radio de acción se extiende sobre todo en Twitter, donde es más polémico, con más de 100.000 seguidores, pero también en Instagram (52.000 seguidores) y en Facebook (89.000 seguidores), donde su estrategia de comunicación y su mensaje acaba calando más entre la población más avanzada.

“¿Sabéis qué ex-alcaldesa de 76 años ha recibido en su casa un respirador personal de la empresa 'VitalAire' para evitar acudir a un Hospital Público y hacer cola como el resto de españoles? Os doy una pista: No informará de ello ni @LaSextaNoticias ni medio alguno de izquierdas”, publicaba este martes Alvise en su cuenta cuando pasaban unos minutos de las seis y media de la tarde. No hacía falta mucho para deducir que su acusación señalaba directamente a Manuela Carmena.

De hecho, ella misma se hacía eco del tuit poco después para reprender a Alvise por mentir y dejándole en evidencia por aprovechar una situación de crisis como la provocada por el coronavirus para dar pábulo a este tipo de informaciones y aumentar el clima de preocupación y crispación política. “No te conozco y no sé qué motivos tienes para publicar esta calumnia. No estoy enferma y no he recibido ningún respirador. En estos momentos de preocupación y de esfuerzo colectivo de nuestro país por superar la pandemia, actitudes así no ayudan. Debería darte vergüenza”, le reprendió públicamente a primera hora de la noche Carmena.

Un tuit, el de la exalcaldesa, que no se quedó sin contrarréplica de Alvise, que volvió poco después a la carga de nuevo insistiendo en que la aludida “sí” recibió “el pedido de VitalAire” aunque ella ha desmentido haber recibido “ningún respirador” claramente.

No es la primera vez que Alvise, que ha hecho de la provocación su carta de presentación y de generar ruido en redes sociales su forma de darse publicidad, publica acusaciones como estas en redes sociales. Cuando España llevaba solo unos días en estado de alarma por el coronavirus, el pasado 19 de marzo, publicó un tuit en el que aseguraba que Podemos había eliminado “todo archivo gráfico del #8M y las imágenes de todos sus perfiles corporativos que le relacionen con la manifestación que explotó la pandemia en España” acusándoles de lo que definió como “iniciar la estrategia del olvido”. Una afirmación falsa, como se encargó de demostrar, entre otros, El Plural.

También, como puede verse en la entrada de Instagram embebida bajo estas líneas, ha llegado a lanzar insinuaciones sobre la salud del presidente Pedro Sánchez del que dice que, pese a estar rodeado de casos de contagios tanto en su familia como entre sus ministros, “sigue afirmando que no ha dado positivo”. Algo que, a tenor de su comentario, le parece sospechoso dado el número de infectados a su alrededor y “pese a su aspecto”.

La izquierda es objetivo de sus ataques y eso le ha convertido en una voz muy popular entre los simpatizantes y votantes de los partidos de la derecha española. Algún miembro de Vox han compartido en alguna ocasión sus mensajes. Quienes estén familiarizados con el mundo de la política o el ruido que se genera en redes sociales en torno a ella día sí y día también es probable que hayan oído hablar más de una vez de Alvise. Pero, ¿quién es? ¿De dónde viene?

Nacido en Sevilla en 1990, su camino y el de la política se cruzaron relativamente pronto. Según cuentan algunos de los perfiles que han realizado varios medios de comunicación sobre él a medida que ganaba protagonismo en el panorama nacional, al acabar el instituto se matriculó en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) para cursar el doble grado de Ciencias Políticas y de la Administración Pública, que no llegó a terminar.

Fue en aquella etapa universitaria cuando se afilió a UPyD, partido liderado por Rosa Díez y estuvo al frente, como voluntario, del grupo territorial de Hacienda y Administración Pública de la delegación de Andalucía. Cuando tenía 22 años se mudó a Leeds, en Inglaterra. Allí estuvo trabajando en el Instituto Cervantes llevando las redes sociales del mismo, se matriculó en Filosofía Política y Economía -carrera que tampoco finalizó- y cambió, según ha contado El Confidencial, UPyD por Liberal Democrats.

Su carrera política, pero también mediática, sufrió un empujón cuando a finales de 2017 se afilió a Ciudadanos. Aún seguía en Inglaterra, pero no tardaría en regresar a España con un cargo en el partido de Albert Rivera. Eso fue en diciembre de 2018. El partido abrió un puesto y Alvise se presentó logrando una oferta, que no rechazó, como jefe de gabinete en las Cortes Valencianas. Hizo las maletas, abandonó Leeds, la carrera que estaba cursando allí y se mudó a Valencia para convertirse en asesor de Toni Cantó.

Sin embargo, no duró mucho en el cargo, unos meses. No sin antes lanzar varias declaraciones polémicas que le valieron el apodo de “todófobo” desde la izquierda. Antes de un año en el puesto, renunció. Sobre el apelativo con el que muchos le definen, ha dicho, en declaraciones recogidas por El Confidencial, que es la parte negativa de su paso por la política. “La de algunos medios llamándote 'todófobo' o ultraderechista por defender a Israel, pedir la reforma de la Ley Integral de Violencia de Género o la mejora de la política migratoria contra quienes violen la ley fronteriza; nadie me advirtió de que eso iba en el cargo”, ha dicho.

Sobre su salida de Ciudadanos no ha dado demasiadas explicaciones más allá de lo dicho de que “algunos finales son cuestión de principios”. Eso sí, se fue dando las gracias y sin mostrar, al menos públicamente, rencor alguno o críticas hacia los que fueran sus compañeros. Se marchó sin paro, sin indemnización y con un proyecto personal bajo que el brazo que lo ha convertido en autónomo. Situación, la de autónomo, que le ha valido para criticar el trato recibido por parte del Gobierno hacia el colectivo al que pertenece durante la crisis del coronavirus.

Con varias denuncias presentadas en comisaría por las muchas amenazas que ha recibido a través de las redes sociales por sus comentarios -como las que él mismo recoge en el post de Facebook sobre estas líneas-, su tuit sobre Carmena le ha vuelto a situar en el centro de la polémica una vez más pese a que en su día, al salir de Ciudadanos, aseguró que su intención era mantener un “perfil bajo”.

Más historias que te pueden interesar: