Los alumnos madrileños se presentan a la EvAU con mascarilla y muchos nervios

·4 min de lectura

Madrid, 7 jun (EFE).- Casi 38.000 alumnos madrileños se presentan desde este lunes a la Evaluación de Acceso a la Universidad (EvAU), la antigua Selectividad y, aunque por segundo año consecutivo esta prueba se realiza entre protocolos pandémicos, lo que no cambia respecto a años anteriores es el nerviosismo de última hora entre los bachilleres.

Uno de ellos, Marco, comenta a Efe que aunque estos últimos días no ha estado muy nervioso esta noche eso cambió, ya que estuvo dando vueltas en la cama "un par de horas"; además confiesa que le ha "pillado bastante el toro" y que los nervios crecen por momentos porque hoy se examina de Lengua y Literatura y de Historia "el mismo día".

"Me he centrado mucho más en Historia que creo que la llevo muy bien, pero Lengua está muy cogida con pinzas, estoy repasando ahora al final a ver qué se puede hacer", señala el joven, uno de los 6.400 estudiantes de ciencias que hoy se examina en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCM, en el Campus de Somosaguas.

Cree que ha sido un afortunado por haber tenido clases presenciales durante todo el curso "salvo los primeros meses" y durante los días de la borrasca Filomena, y de hecho ve "injusto" que no todos hayan tenido las mismas condiciones pero al menos en los exámenes les han puesto "bastantes facilidades", lo que les permite "quitarse bastante temario" al poder combinar exámenes.

Se refiere este estudiante a la posibilidad de combinar preguntas de los dos modelos de examen, lo que no se podía hacer en años anteriores, con el objetivo de que, independientemente de la situación derivada de la pandemia, los alumnos puedan alcanzar "la máxima calificación".

Al exterior de la facultad se forman pequeños corrillos de jóvenes, la mayoría con los apuntes en la mano, que repasan en grupo algunas de las posibles preguntas; otros optan por echar el último vistazo solos y en silencio y otros tantos rechazan los repasos de última hora que "lo lían todo".

"Lo que no nos hayamos aprendido, ya no hay nada que hacer. Hay que ir seguras y nada de repasos a última hora que al final se lía todo", asegura Olga, que junto con Natalia, prefiere charlar de otras cosas y olvidarse durante cinco minutos de esta prueba tan decisiva.

"Estoy un poco nerviosa, es que ha llegado el día tan esperado y los nervios se notan", comenta la joven que destaca lo "raro y duro" que ha sido este año pero celebra que "por fin" esté llegando al final.

Las dos han tenido "la suerte" de contar con clases presenciales durante todo el curso, lo que consideran una ventaja porque así van "más preparadas" puesto que en las clases presenciales "no es lo mismo a la hora de preguntar dudas y comunicarte con el profesor", algo que han podido constatar con "algunos confinamientos" puntuales habidos por la pandemia, lo que les ha hecho perder "un poquito el ritmo del curso".

Lendan no ha tenido esa "suerte", ya que en su caso sí que ha asistido a clase en una modalidad semipresencial: "Había dos turnos en nuestra clases, cuando uno iba el otro se quedaba en casa", comenta el joven.

Asegura que la parte positiva es que hay menos riesgo de contagio, pero lo malo es que en las clases 'online' "no puedes participar tanto o no se aprovechan tanto", indica Lendan quien, como Marco, celebra que este año la EvAU sea "más fácil" y se pueda intercalar la elección de preguntas.

De hecho, afirma que por eso se siente "preparado", y que no lo estaría si fuera como años anteriores, en los que sólo se podía elegir entre dos modelos de examen.

Los alumnos han empezado poco a poco a entrar en el edificio, en el que, a diferencia del año pasado, la cafetería está abierta y no hay un protocolo tan estricto de entrada en las aulas.

En una de ellas está Santiago, uno de los 53 alumnos del "grupo burbuja" del colegio CEU San Pablo de Montepríncipe, que llevan todo el curso juntos y hoy también se examinan juntos, lo que les da más tranquilidad en lo que se refiere a la covid.

Santiago guarda varios pupitres de distancia con su compañero más cercano, tiene una mascarilla de reserva y gel hidroalcohólico a mano, como el resto de sus compañeros y, a unos minutos de comenzar la prueba, comenta a Efe que tampoco está muy nervioso porque sólo necesita aprobar para poder hacer Farmacia y ADE en la Universidad Alfonso X.

Además, "es otro examen más de los que llevamos haciendo todo el año, así que el esfuerzo ya lo hemos hecho y yo creo que lo llevo bien", afirma el joven.

Más nerviosa está Icíar, que precisa de un 11,8 de nota de corte para poder entrar a hacer Farmacia en la Universidad Complutense, algo que tenía claro desde hace años y que la covid no ha podido cambiar, señala la joven antes de volver a meter la cabeza entre sus apuntes para dar el repaso final antes de este importante examen.

Marta Moreno

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente