Alquileres caros y poca vivienda social: Bruselas sufre un problema habitacional

·2 min de lectura
Alquileres caros y poca vivienda social: Bruselas sufre un problema habitacional

En Bélgica, el país de cómic, los problemas se dibujan. Eso es lo que ha sucedido con una novela gráfica que narra la vida en un barrio de Bruselas donde los precios de los alquileres han subido tanto que muchos vecinos se han quedado en la calle. Entre sus personajes figura Simona Breda, quien tuvo que luchar durante años hasta encontrar una vivienda.

Denuncia que los propietarios usaban todo tipo de excusas."Por ejemplo, uno me preguntó: ¿de qué nacionalidad es usted? Yo le dije mi nacionalidad. Y el respondió: Ah, pensaba que era turca. Lo siento, señora, pero ya no es mio, se lo he vendido a alguien".

Simona asegura que la situación le "hizo llorar mucho porque llevaba un mes esperando esa vivienda". Ella no es la única afectada, ni la discriminación no es el único problema

Tampoco lo es la falta de pisos, ya que la ciudad construye unas 3.500 viviendas nuevas al año. Las organizaciones que ayudan a los más desfavorecidos, afirman que la ciudad trabaja para satisfacer a los inversores privados en lugar de ocuparse de sus ciudadanos.

"Muchas veces el problema es que la gente visita infraviviendas, las únicas viviendas que los propietarios están dispuestos a alquilarles porque son negros, porque llevan velo o lo que sea, porque tienen pocos ingresos. Y se ven obligados a alquilar esa vivienda porque es eso o la calle", apunta Anne-Sophie Dupont, de la Asamblea Bruselense por el derecho a la vivienda.

Con el aumento de los precios de la energía y la inflación, no parece que la situación en Bruselas vaya a mejorar. Y el panorama en el resto de Europa es similar.

Según Housing Europe, los precios de la vivienda están creciendo al ritmo más rápido de toda la década.

Algo que Eurostat confirma. Los últimos datos muestran que en el primer trimestre de este año, los precios de la vivienda se han disparado un 9,8% en la zona euro y un 10,5% en la Unión Europea comparado con el mismo período del año anterior.

Las oenegés afirman que las ciudades deberían inspirarse en el ejemplo austríaco. "Hay que fijarse en ciudades como Viena, que han conseguido limitar a largo plazo el aumento del precio de la vivienda", explica Sorcha Edwards, de Housing Europe.

En Viena, 3 de cada 5 personas residen en viviendas sociales. Algo que para muchos explica la alta puntuación de la ciudad en los índices de calidad de vida. Pero en Bruselas, el 10% de sus habitantes sigue en lista de espera para acceder a una vivienda social. Es decir, 50.000 familias.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente