Alonso Caparrós hunde con su reflexión en 'Sálvame' la ética profesional de los paparazzi

Cine 54
·4 min de lectura

En Rocío. Contar la vida para seguir viva la hija de Rocío Jurado asegura que Antonio David Flores y el paparazzi Pablo González, conocido como El Calvo, llegaron a un acuerdo para hacer reportajes y repartirse los beneficios. Pues bien, apenas un día después de la emisión de la docuserie el propio fotógrafo ha confirmado esta información en Sálvame y además ha reconocido que en una ocasión le dijo al exguardia civil que retrasara al máximo posible su visita al hospital para ver a Rocío Carrasco porque si aparecía por allí las imágenes que le había hecho con anterioridad iban a perder valor (ya que los de las agencias le harían otras fotografías) y no podría colocarlas. 

Unas declaraciones que han provocado que Alonso Caparrós se lleve las manos a la cabeza por considerar que eso ni es periodismo ni tiene ninguna ética profesional cuando la salud de alguien está en juego.

©Mediaset
©Mediaset

El pasado domingo Rocío Carrasco aseguró en la docuserie producida por La Fábrica de la Tele que Pablo González y Antonio David Flores se repartían al 30%-70% el dinero obtenido por los reportajes. Apenas veinticuatro horas después Sálvame ha querido contar en directo con el testimonio del paparazzi aunque lo más curioso es que ha sido Alonso Caparrós quien ha centrado todas las miradas hundiendo con su reflexión la ética profesional de este tipo de fotógrafos.

Si bien el discurso de Alonso Caparrós ha pasado un poco desapercibido, el colaborador no se ha quedado de brazos cruzados cuando el programa vespertino de Telecinco ha ahondado en uno los puntos más candentes del testimonio del último episodio de Rocío Carrasco. Y es que en la última entrega del documental la madre de Rocío Flores ha contado cómo Antonio David Flores iba a comisión con el paparazzi Pablo González para sacar temas de su vida privada y Lydia Lozano ha visto este reparto de beneficios como algo natural, o normal por la profesión, mientras que el hijo de Andrés Caparrós se ha llevado las manos a la cabeza.

“Pinta una parte muy fea de la profesión que tiene una explicación para mí, que yo he defendido toda mi vida. Y es que el problema de los medios de comunicación es que deberían estar avalados por algún tipo de formación. Cuando verdaderamente no existe la formación eso degenera todo”, ha apuntado primeramente Antonio Montero cuando Carlota Corredera ha preguntado a los tertulianos qué les parece cómo ha quedado el gremio de la prensa rosa y los paparazzi tras el relato de Rocío Carrasco.

Posteriormente el programa ha contado con el testimonio de Pablo González que primeramente ha contado “estoy tranquilo porque no considero que haya hecho nada malo”. Asimismo ha puntualizado que “jamás he hecho unas fotografías que me haya pasado Antonio David un chivatazo de sus hijos en el colegio. Jamás”. Ahora bien, el fotógrafo también ha dejado caer que recibió un chivatazo por parte del exguardia civil de un ingreso de David Flores.

En este contexto, Alonso Caparros ha querido poner el foco en la ética profesional de los paparazzi y para ello se ha dirigido directamente a Pablo González: “Acabas de decir: yo estoy convencido o creo que no he hecho nada malo. Sin embargo, tú reconoces que hay una venta de fotos, una exclusiva, que tú no puedes hacer porque Antonio David va antes de tiempo al hospital. Es decir, tú de alguna manera le alentaste, le dijiste que fuese más tarde porque si no esa venta no se llevaría a cabo.

Es por esto que Alonso Caparros ha reflexionado que dicha circunstancia “éticamente es muy cuestionable. Lo suyo hubiese sido: vete al hospital lo antes posible. Y no intentar retenerlo. A pesar del discurso del tertuliano, Lydia Lozano ha echado por tierra sus palabras valorando que “es muy normal”. No obstante el colaborador ha insistido que tenía que haber actuado de otra forma“ante una situación de hospital, porque esa situación estamos hablando de que era una cosa de vida o muerte en el hospital”. Es decir, que ha valorado la humanidad de los paparazzi ante este caso concreto o, mejor dicho, la falta de escrúpulos de los mismos ante un bombazo informativo.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset