Almeida llama a ensanchar el espacio moderado del PP más allá de ideologías

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 14 nov (EFE).- El portavoz nacional del Partido Popular y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, llama a ensanchar el espacio del PP desde una moderación más allá de ideologías y que debe movilizar al electorado que defiende el "modelo de convivencia" que ha funcionado 42 años y ahora está "amenazado".

"No nos dirigimos únicamente a los votantes tradicionalmente de centro derecha , nos dirigimos a todos aquellos votantes que creen en un modelo de convivencia de los que, pensando diferente, podemos convivir", afirma Martínez-Almeida (Madrid, 1975) en una entrevista con la Agencia Efe.

El alcalde de Madrid, impulsado a la política nacional con su nombramiento como portavoz del PP el pasado mes de agosto, defiende que su partido debe "saber agrupar a esa infinita mayoría de españoles" que confían en el modelo de una "España plural y diversa" a su juicio ahora amenazado.

"No hay más que ver Bildu o la eliminación de español como lengua vehicular", ejemplifica.

Almeida es consciente de las limitaciones que impone la división: "Que haya tres fuerzas en el ámbito del centro derecha permite la continuidad de Pedro Sánchez en la Moncloa", afirma, pero espera ensanchar el espacio con quienes ven amenazados los valores constitucionales. Alude sin nombrarlos a los descontentos con el PSOE.

Además, aspira a dar "tranquilidad" ante la "zozobra y la incertidumbre" del "peor Gobierno en el peor momento": "Tenemos la mejor garantía de gestión económica en la situación de crisis económica y social".

Después de que el líder de su partido, Pablo Casado, anunciase su giro al centro votando 'no' a la moción de censura de Vox, Almeida niega acercamientos con el PSOE: "Cuando un presidente del GobIerno opta por Bildu para los presupuestos en vez de llamar al líder de la oposición para tratar de defenderlos está dejando claras sus preferencias".

Y aleja la posibilidad de un pacto para renovar el Consejo General del Poder Judicial. La participación de Podemos es "una línea roja" porque "ataca, amenaza e intimida al poder judicial".

Martínez-Almeida pide "madurez" a Vox. La política "no consiste simplemente en atacar", sino también en "recibir críticas", como las del PP ante una moción "improvisada y que no iba contra Pedro Sánchez, sino contra Pablo Casado".

Y pide que la formación de Santiago Abascal no cargue su enfado sobre las espaldas de los madrileños, tras votar con la izquierda en el último pleno.

Respecto a Ciudadanos, considera que "está equivocado en los planteamientos que está haciendo frente al Gobierno", pero expresa su "respeto" por un partido que busca "el mejor interés para España". Los movimientos de la formación de Inés Arrimadas no afectan a su coalición junto a Begoña Villacís en la capital, defiende.

Martínez-Almeida ve "lógicos y comprensibles" los diferentes modelos de gestión ante la pandemia en las autonomías donde gobierna su partido porque deben adoptar medidas "en función de su situación particular".

Unas diferencias, a su juicio, compatibles con su exigencia a Pedro Sánchez de "coordinación", baremos y "medidas uniformes y homogéneas".

Almeida defiende además la gestión de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. "Se ha perdido mucho tiempo hablando de Madrid, cuando no era Madrid, era España", apunta, denunciando que en la segunda ola hay autonomías "con números peores que los que tuvo la Comunidad Autónoma de Madrid" y apuntando a Melilla, donde "la competencia es del ministro (Salvador) Illa".

"Cuando lo hace mal, fatal, cuando está claro que están funcionando las medidas, porque de eso hay pocas dudas, se pone en sospecha", afea sobre las críticas a Ayuso.

"Nadie puede decir que la dirección nacional de Pablo Casado pueda tener algo que ver con los casos de corrupción que se están juzgando, ha establecido una serie de mecanismos que no permiten seguir diciendo a nuestros adversarios, con la ligereza y la rivalidad que lo dicen, que el PP es un partido corrupto", afirma al ser preguntado por el caso Kitchen, donde apela a la presunción de inocencia.

"Cómodo" en una posición de portavoz que, asume, genera "reticencias", Almeida no quiere liderar el PP madrileño y tampoco que lo haga Isabel Díaz Ayuso por lo que aboga por mantener en el futuro el esquema actual: "Una presidenta de la Comunidad, un alcalde de Madrid y un presidente del partido".

María López

(c) Agencia EFE