Allegados de Netanyahu serán inculpados en el caso de los submarinos comprados a Alemania

Por Guillaume LAVALLÉE y Delphine MATTHIEUSSENT
1 / 3
Benjamin Netanyahu, durante una reunión con el primer ministro portugués el 5 de diciembre de 2019 en Lisboa

El fiscal general de Israel anunció este jueves su intención de inculpar al abogado del primer ministro, Benjamin Netanyahu, por blanqueo de dinero en la compra de unos submarinos militares a la firma alemana Thyssenkrupp.

El anunció llegó en un momento delicado para el primer ministro, que se juega su supervivencia política, pues a los diputados solo les quedan seis días para encontrar al próximo jefe de gobierno. En las elecciones de septiembre, Netanyahu y su rival, Benny Gantz, obtuvieron resultados muy igualados que no lograron sacar al país del estancamiento político.

Si ningún diputado logra la mayoría del parlamento antes del 11 de diciembre, se tendrán que convocar nuevas elecciones, las terceras en un año.

El jueves, sin que nadie lo esperara, la justicia israelí agitó aún más la situación y anunció su intención de acusar a personalidades próximas a Netanyahu, en una saga que ha hecho correr ríos de tinta desde hace tres años, tanto en la prensa israelí como en la de Alemania.

Entre las personas que podrían ser investigadas, figuran el abogado de Netanyahu, David Shimron; el empresario Michael Ganor y el exdirigente de la Marina israelí Eliezer Marom, en este caso denominado dosier "3.000".

El fiscal general "decidió investigar a Michael Ganor, agente del astillero naval de ThyssenKrupp en Israel; al exjefe de la Marina israelí, David Sherna, al exjefe de gabinete del primer ministro, Eliezer Zandberg, al exministro y abogado David Shimron [...]", indicó el ministerio en un comunicado, precisando que se había previsto una comparecencia antes de la inculpación formal.

La justicia anunció hace dos semanas la acusación de Netanyahu por "corrupción", "malversación" y "abuso de confianza" en tres casos diferentes, los dosieres "1.000", "2.000" y "4.000".

En el caso "3000", la policía israelí había investigado las sospechas de corrupción en torno a la venta de Alemania a Israel de submarinos militares y otros buques creados por el gigante industrial alemán ThyssenKrupp, por un monto total de unos 2.000 millones de dólares.

Shimron, que debía promover el acuerdo de venta ante las autoridades israelíes aprovechando sus relaciones con el primer ministro, es sospechoso de haberse beneficiado de 270.000 séqueles (unos 78.000 dólares al cambio actual) por haber "abierto puertas", según la policía.

En noviembre de 2018, los investigadores indicaron que tenían suficientes elementos para que la Justicia inculpara a varios sospechosos, incluido David Shimron, el abogado y primo de Netanyahu. Sin embargo, dejaron al jefe de gobierno al margen de la causa.

- ¿Sobornos? -

El diario alemán Handelsblatt afirmó el pasado marzo que la justicia alemana se estaba encargando del caso a petición de la justicia israelí, que está investigando desde 2016 las ramas políticas de este importante contrato militar.

En la misma época, Michael Ganor, exrepresentante de ThyssenKrupp en Israel, fue detenido. En un primer momento admitió haberse beneficiado de sobornos y haber aceptado facilitar informaciones sobre otros sospechosos, pero luego lo negó.

Principal rival de Netanyahu, el exjefe del ejército Benny Gantz acusó al primer ministro de haber obtenido 16 millones de séqueles (4,2 millones de dólares) gracias a la venta de submarinos, por medio de una empresa relacionada con la compra.

Tras trece años en el poder, Netanyahu lucha ahora por mantenerse al frente del gobierno.

El político, que denuncia un "golpe de Estado" de la justicia por los casos en los que fue acusado, tiene que hacer frente a un grupo de díscolos en su propio partido, el Likud, liderados por Gideon Saar, que reclama que se celebren elecciones primarias en la formación.