Estos son los alimentos que debes incluir en tu dieta para hacer frente al frío

Enero es, sin duda, el mes más frío del año. Con la llegada de las temperaturas más gélidas, las defensas bajan y nuestro sistema inmunológico se debilita. Durante esta época del año debemos potenciarlas a toda costa para no quedar expuestos y combatir virus y bacterias que amenazan a nuestro organismo; solo así, podremos evitar resfriados, gripes y otras enfermedades típicas de esta estación. Una buena manera de reforzar el sistema inmunológico, el que nos protege ante posibles enfermedades e infecciones,  es mejorando la alimentación, debemos seguir una dieta sana y equilibrada y llevar a cabo actividad física de forma regular y evitar hábitos tóxicos para poder gozar de un estado de salud óptimo, aunque las características particulares de cada individuo pueden influir.  Además, hay alimentos en especial que nos ayudarán mucho en este tema y que no debemos olvidarnos, sobre todo, en invierno.

Las zanahorias, básicas para hacer frente al frío. Foto: Pixabay
  • Verduras. Las verduras típicas de esta época del año son las espinacas, acelgas, col, brócoli, coliflor, rábano, puerro y alcachofa, todas ellas ayudaran a nuestro organismo. El ajo y la cebolla son también importantes en nuestra dieta ya que tienen un componente antiviral y antibacteriano que nos protege de las infecciones. La zanahoria tampoco la debemos olvidar ya que es rica en betacaroteno, una sustancia que en el interior de nuestro cuerpo se transforma en vitamina A, vitamina esencial para mantener las mucosas en buen estado.

  • Legumbres. Una buena opción pueden ser las lentejas y los garbanzos pero también las habas y guisantes. Las legumbres son una fuente natural de fibra natural rica en proteínas de origen vegetal, es importante darles la relevancia que se merecen durante todo el año aunque apetezcan más en invierno. Además, con este grupo alimenticio podemos ser muy creativos si mezclamos legumbres con otros alimentos más atractivos como almejas, por ejemplo.

  • Caldo. Un caldo natural, ayuda a la hidratación, ésta es una época del año donde la sensación de sed disminuye, y el caldo además de hidratarnos nos aporta muchos nutrientes. Recomendamos realizarlo en casa para evitar grandes cantidades de sal.

El salmón y sus propiedades, un aliado en el mes más frío del año. Foto: Pixnio
  • Pescado. El salmón o el atún son buenas opciones ya que contienen vitamina D, ésta es la que nos aporta el sol y en invierno nos exponemos menos a él. En este sentido también puede consumirse leche fortificada con vitamina D.

  • Huevos. Los huevos contienen minerales esenciales para nuestras defensas: zinc y selenio. Además, son muy ricos en vitaminas, proteínas y ácidos grasos. Es importante contar con ellos para prevenir infecciones.

Las raíces como el jengibre tienen cualidades muy buenas. Foto: Pixabay
  • Jengibre. Es un alimento conocido por sus propiedades medicinales. Ayuda al sistema digestivo, circulatorio y combate los virus y bacterias dañinos ya que contiene potasio, niacina y vitamina C. Ideal para los constipados.

  • Fruta. La naranja y las mandarinas deberían ser un básico en invierno, son frutas cítricas de temporada que tienen un alto contenido en Vitamina C. Durante el invierno también pueden ayudarnos los kiwis, piña y al final las fresa.

  • Frutos secos. Almendras, avellanas, nueces o anacardos pueden ser un gran complemento durante esta época del año, pero hay que controlar las cantidades.

  • Alimentos fermentados. Contienen probióticos y éstos nos ayudan a potenciar el buen crecimiento de la flora bacteriana provocando efectos beneficiosos en el sistema digestivo e inmunitario. En este grupo de alimentos encontramos el yogur o el queso.

Más historias que te pueden interesar: