Algunas células tumorales se vuelven caníbales para sobrevivir a la quimioterapia

Algunas células tumorales se vuelven caníbales para sobrevivir a la quimioterapia

No hay muchas noticias que sean peores que unas células tumorales capaces de sobrevivir a un tratamiento de quimioterapia. Que lo consigan mediante canibalismo – fagocitando células sanas cercanas – puede ser una de ellas. El mecanismo con que lo consiguen se explica en un artículo reciente.

Lo primero que hay que explicar cuando se dan noticias sobre cáncer es en qué tipos de tumores aparecen los patrones o comportamientos de los que hablamos. ¿Se trata de un tipo poco común de cáncer, o es algo más general? En este caso podríamos decir que es las dos cosas. Se ha demostrado en un tipo de cáncer de mama, pero patrones similares aparecen en multitud de cánceres – de ha detectado en cánceres de hueso y de pulmón, por poner dos ejemplos.

[Te puede interesar: ¿Y si los antioxidantes promueven la extensión de un cáncer en lugar de evitarlo?]

Y el patrón es sencillo de entender. Ocurre cuando el tratamiento contra el cáncer es mediante quimioterapia. La idea detrás del tratamiento es envenenar las células malignas mientras se mantiene, en la medida de lo posible, la integridad del resto de órganos.

Pero las células tumorales, en ocasiones, reaccionan a la quimioterapia entrando en un estado conocido como senescencia celular. Se trata de un conjunto de señalizaciones y cambios en patrones celulares, pero para resumir basta quedarse con la idea de que la célula reacciona a los daños recibidos y se prepara para repararse cuando las circunstancias mejoren. Y las circunstancias mejoran cuando cesa el tratamiento de quimioterapia.

Cuando llega este momento, las células tumorales se reactivan y buscan la manera de “recuperar el tiempo perdido”. Y aquí es donde llega lo curioso: para hacerlo, pasan a comportarse como células del sistema inmune, fagocitando a aquellas a las que se ha marcado para su desaparición.

[Te puede interesar: ¿Y si el sexo fuese una estrategia contra el cáncer?]

Entre las células señalizas hay células tumorales que no han entrado en senescencia, pero también células no tumorales dañadas por la quimioterapia, o células normales que simplemente han envejecido. Y todas ellas pueden – y son – fagocitadas por las células tumorales que han sobrevivido al cáncer.

De esta manera, las células caníbales consiguen hacerse sitio, alimento rápido… y sobre todo, mantener alejado al sistema inmune. Porque las células señalizadas para ser atacadas por el sistema inmune pueden atraer “miradas indiscretas”, peligro que no se da cuando se acaba con ellas.

Conocer este curioso comportamiento de células tumorales no tiene, a día de hoy, una aplicación directa. Pero todo lo que nos ayude a predecir cómo se comportará un tumor siempre es buena noticia.