‘¿Alguien piensa que Meloni le hubiera cerrado el puerto a un barco de refugiados ucranianos?’

AP - Vincenzo Circosta

La presidencia checa de la Unión Europea convoca una reunión extraordinaria de los ministros del Interior del bloque tras el conflicto diplomático entre Francia e Italia porque Meloni se negó a acoger al barco Ocean Viking con 230 migrantes africanos. “Es un problema político que rezuma xenofobia y una doble moral de Europa muy preocupante”, asegura a RFI el eurodiputado Miguel Urbán Crespo.

La reunión de la UE está prevista el 25 de noviembre, pero las diferencias entre los países socios persisten. No es nuevo, llevan años sin ponerse de acuerdo sobre cómo gestionar la llegada de migrantes a sus fronteras y de cómo repartirlos. Los del sur, países receptores, piden un reparto eficaz de los migrantes, pero los europeos del centro y del norte son reticentes.

La nueva primera ministra italiana, la ultraderechista Girogia Meloni, cerró la semana pasada el puerto a los 250 migrantes. El barco finalmente atracó en puerto francés, mucho más lejos. París calificó la actitud de Roma de “inaceptable” y pidió a Europa que se pronunciara. Como medida de retorsión, Francia anunció que no acogería a los 3.500 migrantes que están en Italia a la espera de ser trasladados a territorio francés, en el marco del mecanismo de solidaridad europeo de reparto de migrantes que llegan a las costas mediterráneas. Italia se escandalizó argumentando que este año han recibido a cerca de 90.000 personas.

Es un capítulo más de la falta de entendimiento y compromiso de los países europeas sobre este tema, siempre espinoso a nivel interno y que Meloni ha usado como bandera para ser elegida a la cabeza del gobierno italiano.


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
La UE busca coordinarse para no repetir con Afganistán la crisis migratoria de 2015
Dinamarca quiere deshacerse de los solicitantes de asilo
Europa: Más de 18.000 migrantes menores desaparecieron en los últimos tres años