Alexander Schallenberg asume como nuevo canciller de Austria tras la dimisión de Kurz

·3 min de lectura

Este 11 de octubre, el dirigente conservador dejó su puesto como ministro de Exteriores y juró como nuevo canciller federal, reemplazando a Sebastian Kurz, quien dimitió el pasado sábado luego de ser investigado por presunta malversación de fondos públicos para generar encuestas manipuladas. Schallengerg manifestó que trabajará “muy de cerca” con Kurz y que las acusaciones son “falsas”.

El movimiento de fichas que se esperaba en el tablero de la política austríaca se concretó este lunes luego de que Sebastian Kurz fue oficialmente cesado como canciller y reemplazado por Alexander Schallenger, que hizo el juramento correspondiente y ya entró en funciones en el cargo.

En la ceremonia que se desarrolló en el Hofburg, la sede de la Presidencia austriaca, el dirigente conservador soltó su lugar como ministro de Exteriores para ser el nuevo canciller federal luego de que el jefe de Estado, Alexander van der Bellen, haya cesado a Kurz tras una semana donde recrudecieron las acusaciones de corrupción.

Sin embargo, Schallenberg no escondió su cercanía con su predecesor y aseguró que está decidido a “trabajar muy de cerca con Kurz” y se mostró convencido de que las acusaciones que recaen sobre él son falsas.

En este mismo acto también asumió Michael Linhart como ministro de Exteriores en el lugar que dejó vacante Schallenberg. Linhart, diplomático de 63 años, fue embajador en Francia hasta este lunes

Van der Bellen manifestó que Schallenberg y Linhart tendrán la responsabilidad de afrontar un proceso para “recuperar la confianza de la población” luego de los escándalos e investigaciones por corrupción.

“Confío en que los socios de la coalición consigan crear una base viable para una cooperación gubernamental estable", aseguró el jefe del Estado. Con estas reformas, la coalición entre conservadores y los Verdes podrá continuar –exigían el alejamiento de Kurz- y el presidente considera que superará pronto el escándalo que explotó la semana anterior.

Por otro lado, la oposición denuncia que esta es una modificación protocolar y que le permitirá a Kurz moverse desde las sombras. "Todos los partidos de la oposición están de acuerdo en que el sistema Kurz no ha cambiado”, dijo el diputado socialdemócrata Jan Krainer.

Y cerró asegurando que “él todavía está moviendo todos los hilos y el canciller designado Schallenberg es parte del sistema Kurz".

Además, la líder del partido liberal Neos, Beate Meinl-Reisinger, exigió que el nuevo canciller luche contra la corrupción: “Mi impresión es que tiene la intención de volver a la normalidad y actuar como si nada hubiera pasado”.

Kurz dejó el cargo por las investigaciones en su contra

El pasado sábado, Austria vivió una crisis con su canciller federal luego de que dimitiera al ser acusado de corrupción. Sebastian Kurz, de 35 años y máximo dirigente del conservador Partido Popular, reiteró su inocencia, pero aun así dio un paso al costado. Su propuesta como sucesor fue Schallenberg.

La Fiscalía anticorrupción investiga a Kurz y a nueve de sus colaboradores por malversación y desfalco de fondos públicos para encargar, publicar y difundir encuestas manipuladas y coberturas periodísticas.

Pese a abandonar su cargo, no se alejará del poder: asumirá como director del grupo parlamentario de su frente político, donde su influencia es indiscutida y fue reelegido en agosto como su líder con un 99,4% de apoyo.

Con Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente