Alertan que niños paraguayos son más vulnerables a abusos durante la cuarentena

Asunción, 21 may (EFE).- En Paraguay los niños y adolescentes se han vuelto más vulnerables ante el encierro por el coronavirus, ya que muchos abusos y maltratos ocurren en el interior de los hogares, alertó este jueves el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia (MINNA).

"Necesitamos que todos asumamos la situación la protección de los niños, niñas y adolescentes más aún en este proceso de confinamiento al que los sometemos durante la pandemia", expresó la titular del Ministerio, Teresa Martínez, en la presentación en redes sociales de una campaña anual de concienciación ciudadana.

Advirtió que se da una situación de "no visibilización" porque en este tiempo los niños no acuden a los parques ni a las escuelas, que en Paraguay estarán cerradas hasta diciembre próximo por la cuarentena y es el ámbito donde suelen registrarse denuncias de abuso sexual o maltratos.

"Este sistema de vida COVID-19 todavía los vuelven más vulnerables y necesitamos estar atentos, no dejar pasar, no es normal que un niño o una niña sea abusado y menos aun en su entorno de protección", enfatizó.

Martínez condenó además la decisión del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), que esta semana absolvió a los miembros de un tribunal por la levedad de la condena de un hombre que abusó sexualmente de su hijastra menor.

El Ministerio Público reportó en 2019 una media de nueve a diez casos diarios de abuso sexual a menores, pese al esfuerzo de las autoridades para revertir la situación que en un alto índice es propiciada por las personas que debieran protegerlos.

Y en el primer cuatrimestre de este año, el servicio Fono Ayuda del MINNA reportó 344 denuncias de abuso sexual y 1679 de maltratos".

El acto se realizó en conmemoración del Día Nacional contra el maltrato infantil, abuso sexual y laboral de niños, niñas y adolescentes, que se recuerda el 31 de mayo en memoria de Felicita Estigarribia, una vendedora de mandarina de 11 años de una localidad rural del país, que fue abusada, torturada y asesinada en 2004 y cuyo crimen sigue impune hasta ahora.

La violencia infantil es parte de los retos a los que se enfrenta Paraguay ante los Objetivos de Desarrollo Sostenible, marcados por la Organización de Naciones Unidas para 2030, según la Coordinadora de Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA).

(c) Agencia EFE