La alerta de atentado no frena los planes de 300 españoles de ir al Sáhara

1 / 2
Fotografía facilitada por el Ministerio del Interior del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska (4i), junto a su homólogo argelino, Salah Eddine Dahmoune (5i), este jueves en Argel, durante un encuentro mantenido para subrayar la importancia que Argelia tiene para España como socio estratégico en el control de la inmigración, la lucha contra las redes de tráfico de personas y el mantenimiento de la seguridad en el Mediterráneo. EFE/ Ministerio del Interior

Madrid, 28 nov (EFE).- La alerta de atentado "inminente" en el Sáhara Occidental que ha lanzado este jueves el Gobierno no ha persuadido a los alrededor de 300 españoles que tienen previsto ir a Tinduf (Argelia) en los próximos días, pero sí cierta confusión entre las ONG que operan allí.

Un viaje que el Ejecutivo no puede "prohibir", pero sí tiene la obligación de informar de "un riesgo", de cuya existencia el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha asegurado tener "información confidencial". Aunque "un riesgo no es una certeza", ha puntualizado en declaraciones a su llegada a un acto en la Casa de América.

La primera en dar la voz de alarma ha sido su compañera de gabinete Margarita Robles, que esta mañana ha mostrado su preocupación por el "riesgo inminente" de una acción terrorista contra ciudadanos españoles de la que han informado al Ejecutivo "servicios de inteligencia extranjeros" que están "al margen de cualquier consideración política".

De la misma forma, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha afirmado que existe una "amenaza cierta" de atentado terrorista en el Sáhara Occidental y que no es la primera ocasión en que hay una alerta de esta índole y que es tarea del Ejecutivo "proteger a nuestros compatriotas en cualquier lugar".

Desde la propia Argelia, donde estaba de visita oficial, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha precisado que ese riesgo viene de una situación de inestabilidad en Mali.

"Hay una situación de riesgo, pero por la desestabilización de la zona de Malí principalmente, y eso lleva a que el Gobierno español, dentro de lo que corresponde, prevenga de una forma cierta a nuestro ciudadanos de que no es una zona que a día de hoy pueda considerarse segura, sino una zona de una determina inseguridad", ha subrayado.

Ya ayer el Ministerio de Asuntos Exteriores advirtió sobre la "creciente inestabilidad" en el norte de Mali y que la actividad de grupos terroristas en la región pueden afectar en la zona en que se encuentran los campamentos saharauis de Tinduf, por lo que desaconsejaba los desplazamientos allí.

Pero estos avisos no han hecho más que despertar el recelo de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que en un comunicado enviado a Efe argumenta que "resulta extraño y sospechoso" que la alerta se haya hecho pública inmediatamente después de una visita a Madrid del ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, quien este miércoles fue recibido en el Palacio de la Moncloa por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

"Queremos expresar que son unas declaraciones inoportunas, no le encontramos fundamento, salvo que tengan algunas condiciones determinadas", ha declarado en una rueda de prensa la delegada del Frente Polisario en España, Jira Bulahi.

Igualmente, el presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, José Taboada, ha dicho a Efe que es "absolutamente injustificada" esta alerta y cree que Marruecos trata de "interferir" y "frenar" la solidaridad de miles de familias españolas que colaboran de forma periódica y regular con los saharauis que viven en los campamentos.

De hecho, según ha explicado, en los próximos días, unos 300 españoles procedentes del País Vasco, Navarra, Castilla y León, Castilla-La Mancha o la Comunidad Valenciana, entre otras, tienen previsto viajar a la zona a pesar de la alerta; la mayoría viajarán en vuelo regular, aunque también está previsto un vuelo chárter entre Bilbao y Tinduf.

Entre ellos se encuentran parlamentarios vascos de todos los grupos que forman parte del Intergrupo "Paz y Libertad para el Pueblo Saharaui", que irán el sábado y hasta el martes a El Aaiún para acompañar a la activista y reportera Nassa Elhaladi y reunirse con asociaciones de defensa de los derechos humanos. 

También mantiene sus planes un grupo integrado por sesenta personas de Castilla y León porque, según el delegado saharaui en esta comunidad, Mohamed Labat, no existe ningún riesgo para la seguridad y tampoco han visto ninguna amenaza ni Naciones Unidas, ni Argelia, ni el Gobierno saharaui.

En este sentido, ONG que operan en los campos de Tinduf como la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla no ha evacuado a sus técnicos hasta que Naciones Unidas, que mantiene a su personal allí, no confirme la amenaza.

Según ha explicado a Efe esta ONG, ayer recibieron el aviso por una llamada de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (Aecid), tras lo cual se reunieron con otras ONG y representantes de Minurso (la Misión de Naciones Unidas para el Referendum en el Sáhara Occidental) que "dijeron que no tenían ningún tipo de información".

Desde Mundubat, que ya sufrió el secuestro de uno de sus cooperantes -Enric Gonyalons, en 2011-, están "analizando con precaución" la alerta, que ha generado "inquietud en la gente que está sobre el terreno y en sus familias", ha asegurado a Efe el coordinador general de la organización, Antonio Montoro.

"Cuando es una alarma creíble el personal es el primero en salir. Creemos que está habiendo demasiado alarmismo" porque, "sin desechar que se trate de una amenaza", cree que el aviso del Gobierno, que no es el primero que se produce "en fechas similares", "hay que contextualizarlo políticamente" porque coincide con el 15º Congreso del Frente Polisario y con la visita que hacen miles de familias españolas a Tinduf.