Alemania considera "injustificadas" e "inapropiadas" las sanciones de Rusia

Agencia EFE
·2 min de lectura

Berlín, 13 nov (EFE).- El Gobierno alemán calificó hoy de "injustificadas" e "inapropiadas" las sanciones anunciadas ayer por Rusia contra altos cargos de Alemania y Francia en respuesta a las restricciones impuestas por la Unión Europea a autoridades rusas en relación con el envenenamiento del opositor ruso Alexéi Navalni.

"Rusia cuenta con todo lo necesario para esclarecer este crimen y en lugar de eso, el ministro de Exteriores ruso, (Serguéi Lavrov), anuncia sanciones contra funcionarios de otros estados. Un paso así es, desde el punto de vista del gobierno federal, naturalmente injustificado e inapropiado", dijo en una rueda de prensa ordinaria el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert.

Agregó que esta medida "desprecia el interés internacional en el esclarecimiento de este caso y traslada un problema ruso a las relaciones bilaterales con Alemania y Francia".

En la misma línea se expresó el portavoz de Exteriores, Christofer Burger, al afirmar que el anuncio de sanciones "no llega de manera inesperada", pero no por ello deja de ser "injustificado".

Seibert recordó que Navalni, "un ciudadano ruso, fue víctima en suelo ruso de un ataque con un agente nervioso militar" y que el uso de un arma química constituye "una grave violación del acuerdo de prohibición de armas nucleares y por lo tanto del derecho internacional".

Burger agregó que la violación de este tratado "tuvo lugar en Rusia, y por eso Rusia es la que debe asumir la responsabilidad, y por eso Rusia tiene la obligación de dar explicaciones".

"Esa es la exigencia que hemos formulado, que ha formulado la UE, que ha formulado el G7, y por eso desde nuestro punto de vista no hay justificación para semejantes medidas", subrayó.

Navalni acusó desde el primer momento al presidente ruso, Vladímir Putin, de ser el responsable de su envenenamiento con un agente nervioso del grupo Novichok, por el que colapsó durante un vuelo, lo que obligó su ingresos en un hospital de la ciudad siberiana de Omsk.

Una iniciativa privada se ocupó del traslado del líder opositor ruso a Alemania, donde recibió tratamiento durante 32 días en el hospital berlinés de La Charité, antes de poder ser dado de alta. EFE

egw/jam/dm

(c) Agencia EFE