Alemania frena los ambiciosos planes de Macron para Europa

Por Yacine LE FORESTIER
1 / 2
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, el 17 de abril de 2018 en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo

Los grandes proyectos de reforma de la Unión Europea promovidos por el presidente francés, Emmanuel Macron, se ven cada vez más obstaculizados por diferencias con Alemania en cuestiones como la defensa común o la creación de un Fondo Monetario Europeo.

Casi un año después de su elección con un discurso muy proeuropeo, seguida de declaraciones sobre la necesidad de una reacción europea tras el Brexit a un lado y otro del Rin, puede que haya llegado la hora de la desilusión para Macron.

"Esto se presenta muy difícil y, en mi opinión, sólo dará lugar a pequeñas reformas", dice a la AFP Stefani Weiss, analista de la fundación alemana Bertelsmann.

El semanario Der Spiegel va aún más lejos: "La iniciativa europea del presidente francés está muerta y enterrada al cabo de solamente siete meses".

La visita de Macron el jueves a Berlín permitirá comprobar la magnitud de la brecha que lo separa del gobierno de Angela Merkel -una coalición entre conservadores y socialdemócratas- en asuntos como la política de defensa europea.

- El caso sirio -

Más que los grandes discursos, los recientes bombardeos occidentales en Siria demostraron las diferencias entre Francia y Alemania en el ámbito militar.

En el seno de la UE, solamente Francia y Reino Unido -un país que se dispone a abandonar el bloque comunitario- se asociaron a Estados Unidos para esos ataques contra instalaciones del régimen sirio. Alemania se negó a participar, pero apoyó la ofensiva.

Esa postura de Merkel suscita controversia, aunque se explica por estrictas presiones parlamentarias en Alemania y el pacifismo de gran parte de la opinión pública.

"Cuando hay hombres masacrados, hay que pasar a la ofensiva", criticó un exministro de Defensa de la canciller, Karl-Theodor zu Guttenberg.

En una entrevista para el diario Bild, denunció las "palabras vacías" de un gobierno que repite su intención de asumir más responsabilidades internacionales al tiempo que "les deja el trabajo sucio a los demás".

Para el periódico Die Welt, "Macron busca a Trump en el conflicto en Siria, y no a Merkel", que había proclamado hace poco la necesidad de que Europa contara consigo misma ante el aislacionismo estadounidense.

El problema es que en Alemania la cuestión del uso de la fuerza militar sigue siendo un tema tabú, a pesar de las misiones comunes con Francia en escenarios peligrosos como Malí.

Además, aunque Berlín quisiera comprometerse más en las cuestiones de defensa, no podría hacerlo debido al mal estado de su material militar, provocado por la escasez de inversiones.

"Alemania está atrapada entre una ausencia de voluntad y de capacidad de actuar", y con Siria "mostró que no puede aspirar al estatuto de potencia dominante en Europa", considera Thomas Jäger, profesor de relaciones internacionales en Colonia.

- Reforma de la zona euro -

El futuro de otro gran proyecto de Macron, la reforma de la zona euro, con la creación de un presupuesto autónomo para estimular la inversión y un ministro de Finanzas propio, también está en entredicho.

En el nuevo gobierno alemán, muy frágil políticamente, los conservadores muestran un creciente escepticismo respecto a los planes del presidente francés, siguiendo su tradicional aversión a la idea de tener que pagar por los demás.

Esta semana varios miembros del partido de la canciller pusieron trabas al proyecto de creación de un Fondo Monetario Europeo.

"No veo por qué tendría que convertir la felicidad de Macron en el centro de mi programa político", dijo el martes uno de los dirigentes del grupo parlamentario conservador, Alexander Dobrindt.

"¿Alguien salta de alegría en Berlín hablando de un 'presupuesto de la zona euro? No lo creo", reconoce bajo anonimato un alto responsable francés.

Pero ese proyecto no es fruto del "placer nefasto y muy francés de crear gasto público, sino que es una necesidad, y la noción de insuficiencia de las inversiones en la zona euro es un asunto del que se habla en todas partes, incluso en Alemania", asegura.