Los alemanes están creando comunidades negacionistas anti-covid-19 en Bulgaria

·4 min de lectura

Sin distancia social, sin encierros y sin toques de queda. Mientras que el mundo entero afronta una nueva ola de contagios de coronavirus provocada fundamentalmente por la aparición de la variante ómicron, cientos de alemanes están creando comunidades negacionistas en la costa búlgara que tienen como gran objetivo huir de las restricciones, tal y como cuenta Der Spiegel.

Ya son prácticamente dos los años que lleva presente la pandemia en las sociedades europeas y, aunque la vacunación ha reducido enormemente la mortalidad, lo cierto es que algunos gobiernos del continente siguen optando por medidas duras para contener la expansión del virus.

Negacionistas se manifiestan en Alemania. (Photo by Ying Tang/NurPhoto via Getty Images)
Negacionistas se manifiestan en Alemania. (Photo by Ying Tang/NurPhoto via Getty Images)

En Alemania, por ejemplo, es necesario presentar el certificado de vacunación o demostrar que se acaba de superar la enfermedad para poder acceder a los comercios o participar de la vida pública acudiendo a bares o restaurantes. El país cuenta con un 75% de la población vacunada, pero todavía hay millones de personas escépticas que se niegan a la inmunización.

Y más allá de participar en las protestas contra el Gobierno, hay algunos que han querido dar un paso más y mudarse al que posiblemente sea el gran paraíso europeo del negacionismo en lo que se refiere a las vacunas: Bulgaria.

En las últimas semanas se han ido formando comunidades de expatriados, principalmente en la costa del mar del Norte, de personas que buscan escapar de las restricciones y disfrutar de una vida similar a la que había antes del coronavirus, es decir, sin mascarilla, sin pases sanitarios y sin ninguna otra medida que tenga como objetivo reducir el contacto social.

Uno de los principales enclaves es el complejo de apartamentos Chateau Aheloy, situado en la localidad de Aheloy. Allí residen actualmente unos 60 expatriados, aunque la cifra esperada en los próximos meses es de 100. Todo empezó en enero de 2021 con un grupo de Telegram que ha ido creciendo y ya cuenta con 2.500 miembros. En él se pueden leer mensajes negacionistas sobre el coronavirus y críticos hacia las autoridades y la vacunación.

Y de los comentarios han pasado a la acción, mudándose a Bulgaria en busca de más libertad, asentándose fundamentalmente entre las ciudades de Burgas y Varna. El país cuenta con la peor tasa del continente de muertos por covid y se estima que al menos una décima parte de la población ya se ha contagiado. Por su parte, la inmunización se sitúa en el 30%, muy lejos de los estándares del resto del continente europeo.

Aheloy ofrece buen clima y unas medidas laxas en lo que se refiere al coronavirus. (Getty).
Aheloy ofrece buen clima y unas medidas laxas en lo que se refiere al coronavirus. (Getty).

Esta situación de permisividad respecto al virus, unida a los precios asequibles y el buen clima son los condicionantes que han animado a los negacionistas alemanes y austriacos a mudarse. Es el caso, por ejemplo de Ines, una mujer mayor que le explica al Der Spiegel que se mudó porque "no podía soportar más las medidas que estaban en vigor en Alemania".

Vive en un pequeño piso por el que paga 232 euros al mes y se reúne todos los martes con otros alemanes sin vacunar para tomar el brunch y comentar las noticias. Una de las teorías de la conspiración en la que creen es que "se van a cerrar pronto las autopistas para que nadie pueda pasar desapercibido de un estado a otro".

Ursulina, otra recién llegada sin vacunar, asegura que "la élite financiera global está buscando usar la pandemia para instalar un nuevo orden mundial proempresarial".

Todos estos expatriados están disfrutando de las ventajas de esta nueva vida lejos de casa, pero las cosas podrían cambiar rápidamente. Desde mediados del mes de diciembre, Bulgaria cuenta con un nuevo gobierno que podría endurecer las medidas restrictivas, haciendo más incómoda la vida a estas personas que viven en enclaves negacionistas.

En este sentido, las estadísticas del 2020 muestran que en general los intentos de establecerse en otros países huyendo de las restricciones fueron fallidos, aunque de momento Bulgaria se mantiene como una excepción. Está por ver qué pasa en los próximos meses.

EN VÍDEO I El ‘pie-covid’: un podólogo explica cómo es esta reacción desconocida al virus

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente