Alec Baldwin dice que no se siente culpable ni responsable del tiroteo fatal en el set

·3 min de lectura

El actor, protagonista de un accidente que terminó en la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins, manifestó que no fue consciente de haberle disparado y pensó que se había desmayado. Además, aseguró que no era su labor fijarse si el revólver estaba cargado y que esa bala “ni debería haber estado en el edificio”. Los investigadores averiguarán sobre la empresa que proveyó el arma y las municiones, luego de que el alguacil encontró cartuchos de fogueo, balas falsas y otras reales.

Este jueves, Alec Baldwin rompió el silencio al hablar por primera vez en una entrevista luego del accidente fatal que ocurrió en octubre. Esta fue emitida por la cadena ABC y allí el actor dio su visión de los hechos, donde se despegó de la responsabilidad por la muerte de Halyna Hutchins, a quien le disparó durante la filmación con un arma que debía tener balas de utilería.

Baldwin aseguró que no entendió que Hutchins había recibido un disparo hasta varios minutos después. “Pensé que se había desmayado, la noción de que había una bala real no se me había ocurrido hasta una hora después”, contó. Incluso llegó a creer que estaba sufriendo un infarto.

El actor se mostró muy consternado durante la entrevista, donde rompió en lágrimas en reiteradas ocasiones. “La idea de que alguien hubiera puesto una bala de verdad ni siquiera era posible”, aseveró. Emocionado, elogió a Hutchins asegurando que era “querida y admirada” por todos los que trabajaron con ella.

En su descripción de los hechos, insistió con que él no apretó el gatillo y que simplemente amartilló el arma mientras la ponía en posición, siguiendo instrucciones de la propia directora durante un ensayo de posiciones de cámara del filme ‘Rust’.

“No estaba apuntando a la lente de la cámara, sostenía el arma donde ella me decía, que resultó ser debajo de su axila… Empiezo a amartillar el arma, no voy a disparar y luego suelto el martillo y la pistola se dispara”, detalló.

Cómo llegó esa bala real a la pistola del set aún continúa siendo un misterio y las investigaciones correspondientes que están en curso apuntan a esclarecer esa situación para tener alguna certeza.

Al respecto, Baldwin dijo que “alguien puso munición real en esa pistola, una bala que ni siquiera debía estar en el edificio”. Y se desligó totalmente de la responsabilidad: “No puedo decir quien fue, pero no fui yo”.

Esta semana, los investigadores de Nuevo México avanzaron con el registro de la empresa proveedora de la munición y las armas para el rodaje de la película. El objetivo de la policía ahora es esclarecer el origen de la munición que entregó la compañía PDQ Arm & Prop LLC.

El dueño, Seth Kenny, declaró ante las autoridades y le confesó que recordaba un cargamento que “le llamó la atención” porque estaba etiquetado de manera diferente. El mes pasado, el alguacil de la localidad de Santa Fe manifestó que encontraron 500 cartuchos de munición en el estudio, incluidas balas verdaderas mezcladas entre los de fogueo y otras falsas.

Entretanto, Mamie Mitchell –supervisora del guión- y Serge Svetnoy –jefe de iluminación- presentaron sendas demandas contra Baldwin, que también es productor del filme, y otros miembros por poner en riesgo de seguridad de los empleados.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente