El Gobierno propone retomar negociaciones con SEPI pero Alcoa no ve "novedad"

Agencia EFE
·3 min de lectura

Lugo, 16 nov (EFE).- La mesa multilateral para definir el futuro de la planta de aluminio primario de Alcoa en San Cibrao (Lugo) ha finalizado sin acuerdo entre las partes, dado que el Gobierno central ha ofrecido a la multinacional retomar las negociaciones para la posible venta de la fábrica a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) pero la compañía, aunque asegura que siempre "ha primado el diálogo" con el Ejecutivo, no aprecia "ninguna novedad" para alterar su postura.

En la reunión de la mesa multilateral han participado representantes de la propia dirección de Alcoa, de los Ministerios de Industria y de Transición Ecológica, de la Xunta de Galicia, de los sindicatos y del comité de empresa del planta de San Cibrao.

Desde el Gobierno, el secretario general de Industria y Pyme, Raúl Blanco, ha avanzado que el Ministerio de Industria le ha enviado a la empresa un trámite de alegaciones previo a la posible denegación de ayudas correspondiente al ejercicio 2020.

"A raíz del juicio sobre medidas cautelares recientemente celebrado, hemos constatado que Alcoa tiene intención de cerrar total o parcialmente la planta, lo que podría ser incompatible con la recepción de ayudas de las Administraciones", señaló Blanco.

El secretario general ha insistido, en todo caso, en que tanto el Gobierno como la Xunta de Galicia y los representantes sindicales continúan abiertos a la negociación e instan a Alcoa a que se vuelva a sentar para pactar una venta negociada.

"Creemos que hay una alternativa al cierre y estamos abiertos a escuchar, pero necesitamos la concurrencia de la empresa, ya que su cerrazón lleva a una situación cruel para trabajadores y sus familias y con impactos que van más allá de la industria lucense, afectando a otras industrias nacionales", añadió Blanco.

En ese sentido, se ofreció a volver a estudiar los puntos discordantes que manifestó Alcoa, "abriendo totalmente la negociación punto por punto antes del 3 de diciembre, fecha en la que se juzgará el ERE (Expediente de Regulación de Empleo) presentado por la empresa".

Por último, Raúl Blanco recordó el "éxito sin precedentes" que supuso para los trabajadores de la planta de Alcoa el auto de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG), que el pasado 4 de noviembre ordenó mantener la actividad de las cubas en Alcoa.

Por su parte, la multinacional del aluminio aclaró, tras la reunión, que "siempre ha primado el diálogo y la transparencia con el Gobierno y los representantes de los trabajadores", pero añade que "no hay ninguna novedad" que pueda alterar su postura.

Recuerda, asimismo, que "anunció hace ya ocho meses la necesidad de adoptar medidas urgentes para afrontar la difícil situación que afronta la planta de San Cibrao", porque, según Alcoa, la fábrica ha perdido 151 millones de euros desde 2018.

Por su parte, el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, acompañado por los representantes de los otros dos sindicatos, precisó que el Gobierno le ofreció esa salida a Alcoa "vía negociación", pero la compañía "sigue diciendo que no ha cambiado nada el escenario" que la llevó en su momento a "decretar el despido de los trabajadores".

"El Gobierno nos venía reclamando que permitiésemos sacar material para el sector de la extrusión", precisó Zan, dado que no está saliendo aluminio de la planta de San Cibrao desde que comenzó la huelga indefinida en la fábrica lucense.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, dejó claro hoy que el Gobierno gallego "no contempla ninguna posibilidad" para el complejo industrial de San Cibrao que "no sea mantener abierta Alcoa y produciendo aluminio primario".

En cuanto al futuro de la planta, recuerda que "el auto del TSXG es muy claro", porque apagar las cubas en la planta de San Cibrao, como pretende la multinacional americana, supondría "el cierre definitivo" de la fábrica de aluminio.

(c) Agencia EFE