El alcalde de un pueblo austríaco desmantela las tiendas de los solicitantes de asilo

El alcalde de un pueblo austríaco desmantela las tiendas de los solicitantes de asilo

El alcalde de un pequeño pueblo austríaco se rebela y ordena el desmantelamiento de las tiendas de campaña donde permanecían alojados solicitantes de asilo desde el mes pasado.

El Gobierno federal ha criticado la actitud de Ferdinand Aigner, insistiendo en que la mayoría de las regiones del país no cumplen con las cuotas de acogida acordadas con la Unión Europea.

Andreas Schaad/AP
Las tiendas desmanteladas - Andreas Schaad/AP

"Las mujeres tienen miedo"

Por una parte, el regidor de Sankt Georgen alega que son inseguras, inhumanas y no resistirían la próxima tormenta. Pero por otra, se excusa en el miedo que provocan estos migrantes entre sus paisanos.

"Nos preocupan esos jóvenes. Por supuesto están fuera, caminando por el pueblo. Pero no solos, en grupos más grandes. De eso es de lo que la gente tiene miedo precisamtente. Madres, mujeres, niños, vendedores se me acercan todos los días porque tienen miedo. Esto no está bien. Y en estas tiendas solo hay hombres jóvenes, como anunció el ministro del Interior".

"Es la solución más estúpida"

Los más de cien solicitantes de asilo que vivían en estas 17 carpas han sido realojados en otros refugios. Ferdinand Aigner recuerda que han recibido a unos setenta niños de un orfanato ucraniano. Por el momento, el ministerio del Interior no ha respondido a este plante.

"Ya he reclamado tres veces una reunión con el ministro federal y él se niega. Es su decisión. Estoy convencido de que este método de simplemente levantar tiendas de campaña es la solución más estúpida. No permitiré armar estas tiendas en municipios que ya están haciendo suficiente".

Austria ha recibido setenta mil peticiones de asilo entre enero y septiembre frente a las cuarenta mil del año pasado. Muchos proceden de Siria, Afganistán, La India y el norte de África. No quieren quedarse aquí, pero por ley deben reclamar el estatus de refugiado en el primer país de la Unión Europea al que llegan.