El alcalde de Budapest, el anti Orbán contra la homofobia

·4 min de lectura

En los últimos años Hungría se ha convertido en uno de los países más hostiles a los valores europeos como la democracia, la igualdad o el respeto a las minorías. El Gobierno ultraconservador de Viktor Orbán ha ido poniendo en marcha leyes a su medida que le han hecho acumular más poder, al mismo tiempo que restringía la libertad y la diversidad de sus ciudadanos. 

Sin embargo, igual que la aldea gala de Astérix y Obélix, que siempre resistía al invasor romano, la oposición también ha encontrado la forma de mantenerse viva y tiene en la figura de Gergely Karácsony, alcalde de Budapest, al perfecto rival de las políticas del líder húngaro.

Gergely Karácsony, alcalde de Budapest. (Photo by ATTILA KISBENEDEK/AFP via Getty Images)
Gergely Karácsony, alcalde de Budapest. (Photo by ATTILA KISBENEDEK/AFP via Getty Images)

Si Orbán se ha caracterizado por su homofobia, su carácter autoritario o su euroescepticismo este hombre, de 46 años, emerge como un ejemplo en diversidad, en libertades, en pluralismo y europeísmo

Y es que pese a la imagen sobre Hungría que lleva mucho tiempo difundiendo su primer ministro, hay otra también que se rebela contra ella y muestra que también puede ser un estado europeo moderno en sus políticas y en la manera social de pensar.

Hay un día que marca la trayectoria política de Karácsony: el 13 de octubre de 2019. En esa jornada el político ecologista se presentaba a los comicios a la alcaldía de Budapest encabezando una alianza de cinco partidos que tenían como objetivo no solo desbancar al Fidesz de Orbán, sino cambiar la forma de gobernar la capital.

Frente al nacional conservadurismo del primer ministro, el líder del partido verde Diálogo, apostaba por un programa social en el que no faltaba la facilitación del acceso a la vivienda, la ampliación de la red de movilidad urbana y la extensión de los corredores verdes, con el cambio climático y la sostenibilidad ambiental como ejes de su programa.

También el convertir la capital húngara en un ejemplo de tolerancia. Mientras que Orbán es noticia en estos días por una ley homófoba de educación que va a prohibir hablar de homosexualidad en los colegios, Karácsony siempre ha mostrado su apoyo a la comunidad LGTBI.

Su programa Budapest para todos al frente del Ayuntamiento anima a promover la tolerancia en la ciudad, añadiendo que “las comunidades que sientan la necesidad de más aceptación pueden contar conmigo”.

Manifestación en Budapest por la diversidad y contra la polémica ley Orbán. (Photo by GERGELY BESENYEI/AFP via Getty Images)
Manifestación en Budapest por la diversidad y contra la polémica ley Orbán. (Photo by GERGELY BESENYEI/AFP via Getty Images)

La batalla para conseguir gobernar la urbe se presentaba desigual porque en los últimos años el Gobierno ha implantado mecanismos para intentar perpetuarse en el poder, ganando fama de infalibilidad tras imponerse en todos los comicios desde su vuelta al poder en 2010 (tras gobernar entre 1998 y 2002), sin embargo, la eficaz unión de la oposición junto a las ganas de cambio de una ciudad que rechazaba el conservadurismo rancio de Orbán propiciaron el milagro.

Un triunfo que iba a convertir a Karácsony en la principal cara opositora a Orbán y que iba a ayudarle a desquitarse, tras el fracaso de 2018 cuando se presentó a las legislativas apoyado por los socialistas y obtuvo un discreto tercer puesto, con el 12% de los votos.

 Anteriormente, había destacado como sociólogo y politólogo, profesiones estas que le acercaron a la política entre 2002 y 2008, cuando fue contratado para unos servicios de asesoría para la Oficina del Primer Ministro, que por entonces no era Orbán. 

La batalla de 2022

De ideas progresistas, desde la alcaldía de Budapest ha podido marcar perfil propio y proyectarse como rival del primer ministro, ofreciendo un perfil distinto a una sociedad que es mucho más diversa de lo que se ha vendido durante los últimos años. Por ponerlo en contexto, ese 13 de octubre de 2019 no solo Budapest pasó a manos opositoras, también otras 10 de las 23 principales ciudades húngaras, entre ellas cuatro de las cinco más pobladas.

Orbán lleva gobernando en Hungría desde 2010.. (Photo by JURE MAKOVEC/AFP via Getty Images)
Orbán lleva gobernando en Hungría desde 2010.. (Photo by JURE MAKOVEC/AFP via Getty Images)

El siguiente paso en este sentido parece claro. Karácsony ya ha presentado su candidatura a las primarias de la coalición opositora con el objetivo de ser el que se enfrente a Orbán en las legislativas de 2022. A su favor cuenta con el hecho de que actualmente es el político más popular del país.

Pero derrotar al actual primer ministro no será nada sencillo, especialmente ahora que está en vigor una polémica ley que compensa en diputados al partido ganador. Así, la victoria en las parlamentarias de 2018 del Fidesz se tradujo en una cómoda mayoría de dos tercios.

Además la oposición está acusando al controvertido político de emprender medidas para mantener su influencia en el país en caso de perder las elecciones. Parece, por tanto, que las espadas están en todo lo alto y ya ha empezado la partida en la que Orbán está a un lado del tablero y en el otro previsiblemente se situará Karácsony. Pero eso ya es otra historia.

EN VÍDEO I Se burlan de una embarcación LGTB y acto seguido les explota el barco

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente