A Alberto Núñez Feijóo le entra el vértigo y se evapora en el peor momento

·4 min de lectura
El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo (i) junto con el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda (d) en la LXX edición de la Festa do Vino Albariño en Cambados. EFE
El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo (i) junto con el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda (d) en la LXX edición de la Festa do Vino Albariño en Cambados. EFE

España acaba de estrenar la entrada en vigor de una ley de ahorro energético que suma casi tantos defensores como detractores. Un nuevo obstáculo para el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien ninguna iniciativa le resulta fácil de implantar. ¿Y quién está ahí para apuntarse el tanto? ¿Quién está capitalizando la frágil suma de aliados de Sánchez para mantenerse al frente del Ejecutivo? Nadie. Porque Alberto Núñez Feijóo está desaparecido como líder de la oposición.

El gallego va para cinco meses al frente del PP pero da síntomas de no tener un plan concreto para intentar su asalto a La Moncloa más allá de exponerse lo mínimo.

  • Cedió toda la responsabilidad del PP en el debate sobre el estado de la nación a su secretaria general, Cuca Gamarra, tras desistir de pelear la posibilidad de modificar el reglamento del Congreso de los Diputados para intervenir de alguna manera en la gran cita política del año.

  • Se inhibió en plena crisis medioambiental por los graves incendios que han calcinado con especial virulencia Galicia y Castilla y León.

  • Y ha decidido evaporarse en la pelea por el ahorro energético. Y eso que él fue de los primeros en ponerle deberes a Sánchez. Ocurrió en julio. El día 21 más concretamente. El político gallego reclamó "bajar el consumo energético innecesario" poniendo límites al aire acondicionado y a la calefacción.

El caso es que el Gobierno decidió hacerlo tan solo dos semanas después. Pero Feijóo no se ha apuntado el tanto. No ha querido. No ha aprovechado la circunstancia para reforzar su papel de "alternativa del cambio" que tanto pregona. Y, por miedo a reforzar a Sánchez dándole la razón, aunque la propuesta original fuera suya, se ha mantenido en un segundo plano. Dando alas a Isabel Díaz Ayuso, siempre al quite, para marcar perfil propio y capitanear la rebelión de las comunidades autónomas díscolas. Y a Feijóo ya solamente le queda impulsar una Conferencia de presidentes como si él fuera aún el presidente de la Xunta de Galicia y no el líder nacional del partido que lidera las encuestas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Delegar toda su estrategia en la acción de sus barones tiene cosas buenas, como poder apuntarse el tanto de la mayoría absoluta obtenida por Juan Manuel Moreno en las últimas elecciones andaluzas. Pero también malas, como cuando el presidente de Castilla y León tiene que asumir las tesis de Vox para negar el cambio climático cuando sus bosques se han chamuscado como una cerilla encendida.

Es como si Feijóo no se sintiera cómodo con el papel de líder nacional, como si le diera vértigo dar un paso en falso. A él, o a su equipo. Que es el mismo con el que trabajaba en Galicia cuando, a nadie se le escapa, que es una liga menor a la que está disputando ahora. Y les está obligando a trabajar a remolque.

Es decir, cuando habían logrado algo tan valioso como anticiparse al Gobierno en un asunto como el ahorro energético, pudiendo exhibir esa imagen de partido con sentido de Estado que tanto le gusta repetir, se han dormido en los laureles y ahora tienen que jugar con las cartas de la presidenta de la Comunidad de Madrid y no con las suyas propias. Al punto de que el vicesecretario autonómico de los populares, Pedro Rollán, acaba de denunciar que Sánchez “quiere imponer una cartilla de racionamiento energético”. Cuando, si quieren usar ese argumento, resulta que fue Feijóo el padre de la cartilla de racionamiento cuando la impulsó el 21 de julio. Y todo ello sabiendo que, cuando llegue el invierno, será la UE quien exija lo que Feijóo anticipó y ahora critica.

En vídeo | España inicia el plan de ahorro energético para cumplir con la Unión Europea

Más historias que te pueden interesar: