Alberto Núñez Feijóo disfraza, pero no oculta, los errores de Pablo Casado al frente del PP

·4 min de lectura
Alberto Núñez Feijóo le leyó la cartilla a Pablo Casado, pero a la gallega. (Photo by CRISTINA QUICLER / AFP) (Photo by CRISTINA QUICLER/AFP via Getty Images)
Alberto Núñez Feijóo le leyó la cartilla a Pablo Casado, pero a la gallega. (Photo by CRISTINA QUICLER / AFP) (Photo by CRISTINA QUICLER/AFP via Getty Images)

A menudo se dice de los gallegos que nunca se sabe muy bien "si vienen o van". Pero el caso es que el PP ha optado por tres de ellos para dirigirlo en otras tantas etapas muy diferentes las unas de las otras. Manuel Fraga, Mariano Rajoy y Alberto Núñez Feijóo. Tres figuras que, por razones diversas, han estado muy presentes en el XX congreso nacional que los populares han celebrado este fin de semana en Sevilla para encumbrar al último de ellos. Y, cuyo carácter, ya se deja notar en el Partido Popular... pero 'a la gallega'. Aunque buena parte de las líneas maestras sobre las que navegará a partir de ahora el PP no las mencionó de manera expresa, no resulta muy difícil extraerlas de lo que no dijo o dijo indirectamente. Logró disfrazar de cordialidad lo que, en realidad, fue un repaso y una lectura de cartilla a los errores de la última etapa.

El caso es que el PP va a emprender un nuevo regreso al centro. Sí, es el enésimo viaje al centro que fletan desde Génova. Esta vez les va a costar un poco más porque Pablo Casado decidió emprender el camino en sentido contrario. Dirigiendo a una formación que aspira a ser alternativa de Gobierno de espaldas a la mayoría del país. Como si solo importara el prisma con el que se ven las cosas desde Madrid. Y en ese cambio, precisamente, aparecen las primeras diferencias.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Para empezar, el peso de Galicia y Andalucía ha diluido el poder de Madrid en la Ejecutiva del partido. Era evidente que Feijóo querría contar con buena parte del equipo que le ha llevado a gobernar en la Xunta con mayorías absolutas, pero lo era un poco menos que Andalucía desplazara a Madrid como el segundo territorio con mando en plaza en los despachos de las plantas más altas de la sede de Génova.

Pero hay más. Donde antes se escuchaban ataques recurrentes al conjunto de los idiomas cooficiales, ahora no los va a haber. Feijóo, quien en más de una ocasión ha sido criticado por los suyos por emplear el gallego en buena parte de sus actos, volvió a tirar de él en Sevilla. Ahí va un aviso para frenar las críticas a su uso. “He usado una de las lenguas cooficiales de España en este congreso nacional porque las lenguas no se combaten, se respetan. Los idiomas no están para enfrentar, sino para unir”, señaló desde el escenario. Y, como anécdota, cabe destacar que Feijóo fue recibido en el congreso de Sevilla a ritmo de 'A Rianxeira', una canción popular que se ha convertido en uno de los símbolos culturales gallegos.

La competición por la exaltación de lo español que el PP de Casado ha mantenido con Vox también va a quedar relegada a la papelera de reciclaje: “No me gustan las etiquetas (…) Guárdense sus carnés de demócratas, de gentes del común, de españoles y de patriotas. Guárdense las soflamas y empecemos de una vez a trabajar como adultos en la política española. Dejemos de repartir carnés, de ser más patriotas que nadie. Aquí cabemos todos. Este es nuestro partido. El de todos.

La agitación de Casado que, en agosto de 2019 llegó a dedicar hasta 21 insultos al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y entre los que destacó el de “felón” parece que no va a ser más que un recuerdo en las hemerotecas: “Tenemos que sacar a la política española del enfrentamiento y de la hipérbole permanente. Mi proyecto es un proyecto de entendimiento. Esa es mi forma de entender la política y la forma en que creo que se tiene que practicar la política”. “Yo no vengo a insultar al presidente del Gobierno. Vengo, con todos vosotros, a ganarle".

La moderación englobó varios temas. ¿Recuerdan los planes de Pablo Casado de derogar la ley del aborto o de las discusiones en materia de igualdad? El propio Feijóo expresó “respeto por todo tipo de familias. No soy yo quien para juzgar a nadie”.

Lo mismo va a pasar con el ‘no a todo’ de Casado. Feijóo ha señalado que “Moderación no es tibieza. Diálogo no es sometimiento”. “España no está condenada a que tengamos que buscar siempre el enfrentamiento por cualquier cosa. ¿Por qué nos vamos a enfrentar por la igualdad? ¿Por el rechazo al terrorismo? Basta ya de polémicas forzadas.

En vídeo | Moreno arropa con su "lealtad" a Feijóo para un PP de centro y moderado

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente