Alberto Garzón responde a los que criticaron su boda

WTB

La boda de Alberto Garzón, coordinador federal de Izquierda Unida (IU), y novia Anna Ruiz ha generado una enorme polémica en Twitter. Los usuarios se han posicionado en dos bandos: unos, los que le critican por haber celebrado un evento con 205 invitados poco acorde con el carácter austero que se le presupone a un comunista como él; por otro lado, están los que han defendido su derecho a hacer lo que quiera y con quien quiera.

Los detalles de la boda fueron los que incendiaron los ánimos de los primeros. Se llegó a publicar que el menú de cada uno de los comensales ascendía a más de 300 euros, que se había instalado un toro mecánico como entretenimiento o que los novios habían contratado a una wedding planner.

Imagen de la boda de Alberto Garzón y Anna Ruiz (EFE)
Imagen de la boda de Alberto Garzón y Anna Ruiz (EFE)

El último que faltaba por opinar era el propio Alberto Garzón. Y lo ha hecho con un comunicado publicado en su página de Facebook en el que ha negado los rumores.

Garzón responsabiliza de los dardos recibidos a la “derecha cavernícola que solo piensa en disparar al rojo”. “Lo que les molesta es que la gente de izquierda pueda ser feliz y hacer vida normal. Eso con Franco no pasaba”, resalta el político con ironía.

Lo que más parece molestarle es el detalle del precio del menú, que según él estaba completamente inventado. Garzón lo niega todo y añade que “se inventaron” el precio del menú “tres veces por encima del real”.

El líder de la formación de izquierdas concluye su mensaje asegurando que continuará disfrutando de actividades normales como los viajes, las fiestas o las piscinas, pero que no cesará en su objetivo primordial: pelear “contra los gürtel, sus jefes y su sistema. Por más que cavernícolas y voceros del régimen ladren”.

Estas son sus palabras:

A mis amigos/as de Facebook:

Gracias por vuestros comentarios y felicitaciones. Han sido días muy especiales y felices para nosotros. Y es una alegría ver que tanta gente nos ha mandado muestras de cariño. También ha sido sorprendente la cantidad de personas que han salido a defendernos ante todo tipo de comentarios absurdos. Os lo agradezco enormemente.

Ya sabéis que en este país, pero en otros también, hay una derecha cavernícola que solo piensa en disparar al rojo. Hace unas semanas me criticaron por bañarme en una piscina, hace unos años por tener una bici y ahora por casarme. No pasa nada. Lo que les molesta es que la gente de izquierda pueda ser feliz y hacer vida normal. Eso con Franco no pasaba.

Nos hubiera gustado hacer una boda más discreta, pero ha sido imposible. Durante varias semanas la prensa de derechas se hizo pasar por invitados de la boda para obtener información; otra se la inventaron -como el precio del menú, tres veces por encima del real-; e incluso el día de la boda se intentaron colar en el recinto en varias ocasiones. También nos amenazaron con boicotear la boda, y ya está convenientemente denunciado. El trabajo que hizo la Guardia Civil y la Ertzaintza ha sido estupendo y les estamos enormemente agradecidos. Pero siempre se antoja lamentable que haya que recurrir a la protección si uno es de izquierdas y conocido. Algún día la civilización llegará a la caverna y esto no será necesario.

Por supuesto seguiré bañándome en piscinas y mares, yendo de viajes y organizando cuantas fiestas permita mi tiempo y economía personal. También me vestiré como me de la gana. En suma, haré lo que haría cualquiera. Pero lo más importante es que seguiré peleando contra los gürtel, sus jefes y su sistema. Por más que cavernícolas y voceros del régimen ladren.

Salud y República!
Y gracias!